La discutida episiotomía

Sin duda se ha convertido en una práctica tan habitual como discutida en los partos vaginales, sobre todo en las madres primerizas. Consiste en un corte en el periné para poder ampliar el orificio de la vagina y la vulva, así se previenen desgarros del periné en el parto mucho más complicados de cicatrizar que un corte limpio como este.
Normalmente mientras se está en el hospital las enfermeras deben ser las que se encarguen de realizar la limpieza y vigilancia de la herida pero en casa esto tiene que hacerlo la propia paciente.
Las medidas higiénicas son fundamentales para la recuperación de la episiotomía. La zona debe lavarse con agua y jabón neutros, hay quien prefiere hacerlo con agua y sal gorda sobre todo si existen signos de infección. La zona debe secarse muy bien con pequeños toques de toalla y sin frotar, siempre de delante hacia atrás para evitar que los gérmenes lleguen a esta zona desde el ano. Hay quien prefiere secarse la zona con un secador de mano a una velocidad y temperatura suaves, quizás sea lo más efectivo y lo más seguro... todo es probar lo que a cada una le vaya mejor.
La aplicación o no de antisépticos debe ser recomendada o consultada al ginecólogo siempre teniendo en cuenta si la paciente está dando el pecho al bebé o no.
Es recomendable emplear siempre compresas de algodón, las que tienen plástico evitan la transpiración de la zona y la humedad no conviene a la cicatrización de esta herida, es mejor también utilizar braguitas de algodón o desechables y evitar la ropa ajustada que comprima la zona.Importante también para el bienestar de la reciente mamá, es tratar de evitar el estreñimiento porque la tirantez en la zona puede complicar el proceso de cicatrización. Lo mejor: intentar prevenirlo con una dieta rica en fibra y consúltarlo con tu médico.

0 comentarios:

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Mientras tanto en Instagram..

Follow @ pilar_mamasfulltime