domingo, 1 de julio de 2007

La Costra Láctea

Si lo describiéramos estamos hablando de una especie de “caspitas” adheridas al cuero cabelludo del bebé. La piel del cuero cabelludo presenta un color levemente rojizo y estas “escamitas” tienen un tono más amarillento. La causa principal no está totalmente confirmada aunque se cree que se producen por una hormona materna que pasa al pequeño durante el embarazo, hormona que hace que se aumente la secreción de grasa en la piel del bebé. La costra láctea no es más que una manifestación de la dermatitis seborréica que de aparecer lo hace en torno a las 4-5 semanas después del nacimiento. Lo habitual es que esas “caspitas” se desprendan solas y desaparezcan en torno al tercer mes de vida del bebé.
El tratamiento más habitual en los casos más comunes, lo marca el tiempo y el propio crecimiento de nuestro hijo, el cuidado diario habitual suele hacer que la costra láctea desaparezca por si sola pero en cualquier caso, de no ser así, lo que no debe hacerse es arrancarlas manualmente por en esas edades el cuero cabelludo del bebé es extremadamente delicado y podríamos lastimarle. Nos debe preocupar más su bienestar que la estética... hay que pensar qué es lo más importante y en este ocasión, coincidirán con nosotros en que está muy clara la respuesta.
Si es cierto que existen remedios caseros que vienen de antiguo y que no hacen mal a nuestros pequeños, por ejemplo, se puede facilitar esta descamación mediante la aplicación de aceite (de oliva sin ir más lejos) un par de minutos antes del baño habitual para que se vayan ablandando, después lavamos el cabello y la cabeza como solemos hacer, con suavidad y sin un exceso de producto, secamos y dejamos el tema y al niño tranquilos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...