De mayor quiero ser...BOMBERO

Seguimos con nuestro diccionario de "profesiones-cinematográficas", ya sabeis que se trata de una guía muy "suigeneris" y con mucha guasa, para nuestros peques, para cuando se pongan a pensar en aquello de "¿qué quiero ser de mayor?" o para cuando algún "mayor" les haga la dichosa preguntita...

Hoy toca: Bomberos.....


Desde sagas familiares hasta regresos al pasado, de casi todo para una de las profesiones que sin necesidad de apoyo cinematográfico más arraigo tiene entre la población infantil, porque raro es el crío que no quiere ser bombero antes de tener pelos por la barbilla ¿o no?

Y la atracción es aún mayor cuando nos cuentan historias familiares envueltas en el humo y el fuego de una gran catástrofe (física o sentimental, real o virtual, eso es lo de menos). Hermanos, padres e hijos, cualquier parentesco es bueno para demostrar que hay que ser de otra pasta para dedicarse a esto de apagar fuegos, lo cual... así entre nosotros... parece obvio.
En algunas ocasiones son "bomberos del pasado" los que se ofrecen y a su vez reciben ayuda del presente... es un lío incluso si han visto "Frequency"... En otro casos son directamente las tan socorridas sagas familiares las que se pasan la manguera y el casco de padres a hijos y podríamos hablar también del caso más extremo, el del bombero pirómano, pura deformación profesional mal entendida; si es que tanto va el cántaro a la fuente... que se quema.
Lo que sí es evidente es que es una profesión muy masculina según el séptimo arte, apenas hay bomberas apagando fuegos y eso que lo hacemos casi a diario.... lo de ir "apagando fuegos", sobre todo si además eres mamá, estás todo el día con prisas, de urgencia, cuidando un poco de todo el mundo y tomando las medidas de seguridad más oportunas para todo y para todos... ¿o no?

Pero para mi gusto, los bomberos en el cine, como muchos de los cuerpos de seguridad del estado, tienen demasiadas cosas pendientes, demasiados asuntos sin cerrar en su vida, en su día a día, demasiadas cuentas por saldar, demasiadas deudas,... total: un lío. Entre el peligro físico al que están expuestos y los líos morales que padecen, unidos todos a los desacuerdos sentimentales que suelen aparecer a la mitad de la peli (más o menos) pues que se les junta todo y pasa lo que pasa, demasiado estrés para un profesional de alto riesgo.

Yo... me lo pensaría dos veces lo de ser bombero, cariño... (mensaje para mi hijo,... por si acaso).

0 comentarios:

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Mientras tanto en Instagram..

Follow @ pilar_mamasfulltime