miércoles, 2 de junio de 2010

¿De boda... con niños?

Hace un par de día, ojeando algunas páginas y blogs dedicados al mundo de los peques, me encontré con una entrada en "pequesymas" que me tocó un poco la fibra, me provocó la necesidad de participar y comentar mi opinión y a partir de ahí... entré en un debate de lo más interesante.
Aquí os dejo el enlace a la entrada por si quereis poneros en antecedentes, el tema es (muy resumido, claro...): si te invitan a una boda especificando que tienes que ir sin niños, sin tus hijos se entiende,...¿qué haces?

Es evidente que todos somos muy libres de invitar a quien queramos y como queramos a una celebración, eso está fuera de toda duda, pero a mí me parece raro, extraño, de mal gusto, fuera de lugar que me inviten a mí y a mi pareja pero que especifiquen que nuestros niños "no son aceptados". Yo no lo comparto y aunque lo respete tampoco lo entiendo. Desde que tengo hijos e ido a pocas bodas pero a las que he ido (de amigos o failiares) siempre he ido con mis hijos, primero con el mayor y después con los dos, y siempre mis amigos se han preocupado de que los hijos de sus amigos se lo pasaran tan bien como sus padres.

En la primera tenían un animador en la mesa de los peques que les hizo trucos de magia, les puso a jugar con papel y pinturas, les hizo recortables,... lo pasaron pipa y nosotros también. Estabamos juntos en el mismo salón pero ellos en una mesa con menú infantil y rodeados de niños.
Me pareció una idea estupenda.
Y en la última boda estuvimos ya los cuatro, fue en el campo, había castillo inchable y pistolas de agua para los niños pero terminamos jugando con ellos los mayores y casi todos pasandonos las pistolas.
Los niños estaban perfectamente integrados, se lo pasaron tan bien o mejor que sus padres y fue todo de lo más divertido. Sí, son actos en los que la gente fuma y bebe pero no creo que los niños estén peor que cruzando la calle de camino al parque en medio de los coches... y siempre estamos sus padres por ahí por si pasa cualquier percance. Además, la cuestión es que los que invitan también quieren a mis hijos (y a los del resto de sus amigos) y también se preocupan por ellos. No les va a molestar jugar de vez en cuando con el hijo de un amigo, de un primo o de un hermano y no creo que por eso sean "gente rara".

Tampoco creo que por querer llevar a mis hijos a celebraciones como esta yo sea una persona "rara" que no sepa divertirme sin ellos, ni mucho menos, lo que pasa es que creo que una boda es celebrar el inicio de una familia... y por el momento, en mi entorno, el 90% de los inicios continuan con la aparición de "algún pequeño" antes o después.

¿A vosotros que os parece eso de excluir a los niños en las invitaciones de boda? ¿Acudiriáis a una celebración con esa condición? ¿Molestan los niños en las bodas? ¿Se puede perdonar que el tío lejano se emborrache pero no que un niño tire el refresco en el suelo? ¿Somos menos permisivos con los niños?

7 comentarios:

  1. Bueno, inicio el debate: Yo me llevo a mi niña por delante sea una boda, una comunión o un bautizo y si no que no me inviten. Mi familia está compuesta por mi marido, por mi y por mi hija es decir 3. Por ahora no se me ha presentado esa situación pero posiblemente denegaria la invitación.
    http://cocasdesabado.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo... Una boda no deja de ser una celebración familiar... ¿no?

    ResponderEliminar
  3. creo que es de mal gusto invitar a alguien a una boda y pedirle que excluya al parte de su familia.... habría que recordárselo a los organizadores.....

    ResponderEliminar
  4. ahora añado lo que he dejado en facebook...."pues no iría a la boda y les recordaría a los susodichos que todos, digo todos, alguna vez hemos sido peques y, en vez de olvidarnos de esa etapa de nuestra vida, deberíamos tenerla mas cerca. Seriamos mas felices.... QUE VIVAN LOS PEQUES... y no los novios...."

    ResponderEliminar
  5. A mí también me parece de mal gusto la exclusión, estoy completamente de acuerdo, se puede "describir" como va a ser la boda si crees que no deberían acudir niños pero... excluirlos expresamente, estoy de acuerdo contigo en que no me parece de buen gusto. ¡Ah! y gracias por los comentarios...

    ResponderEliminar
  6. Tom Pich
    Cierto, a nadie nos gusta que se excluyan a nuestros hijos, pero en ocasiones la situación tiene que ver con la capacidad del salón o el lugar donde se efectuará la recepción y en no pocos casos con el gasto que se genera en un evento de este tipo. A veces vale la pena ser más comprensivos en este sentido y no tomar como descortesía algo que puede ser sólo una previsión de este tipo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, hay muchos factores objetivos que pueden tener mucho peso a la hora de invitar a una boda a los peques o no... pero ¿de verdad son razones o son más excusas para la comodidad de los adultos?
      Lo siento, no lo tengo tan claro.
      Sí comparto contigo que a veces nos falta comprensión, es cierto, a todos, a los invitados y a los "invitadores".

      Mil gracias por el comentario.

      Eliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...