sábado, 10 de julio de 2010

Disfrutando como niños

En casa no somos muy futboleros, bueno... no somos futboleros en absoluto pero... era inevitable, nos hemos contagiado de "la furia de la roja", nos ha arrollado la marea. También es verdad que tenemos como norma que cualquier excusa es buena para hacer una fiesta y que últimamente a pocas palmas que nos dan...¡nos echamos un baile con los amigos! así que el mundial está sirviendo para eso: ¡para hacer fiesta!
Para pintar los brazos y las caras de los peques, para buscar banderitas, bufandas, sombreros, camisetas, pantalones,... cualquier prenda roja y amarilla que pueda sugerir "la furia de la roja", el mundial se ha convertido en una excusa para juntarnos en casa, cenar pizzas o perritos calientes, hacer unas risas, gritar un poco, cantar y bailar.
El mundial ha conseguido que peques y grandes hagamos algo juntos, veamos un partido de fútbol, comentemos la jugada (no entendemos ni torta... pero lo parece....) y lo pasemos muy bien durante el rato que dura. Sí, con sus más y sus menos porque en el fondo queremos que gane la selección española y... no siempre es un camino de rosas precisamente...
Tengo que reconocer que me está gustando, que me gusta ver cantar a mis hijos el "OE... OE.... OE... OE..." y saltar por el salón cuando casi metemos un gol y charlar de que cada jugador juega en un equipo distinto pero que cuando juegan en la selección todos se centran en ganar, en ayudarse, en apoyarse e incluso cuando ganan (como pasó con Alemania) me gusta enseñarles lo importante que es saber perder y saber ganar, lo importante que es dar la mano al jugador del equipo contrario, consolarle,  felicitarle por lo bien que lo ha hecho, cambiar la camiseta con él.... es el lado del fútbol que me gusta, el que no encuentro en la liga por ejemplo, quizás por eso no somos especialmente futboleros salvo en las citas "mundialísticas".

Sí, no se me olvida la prima millonaria que se supone se llevan los jugadores por estar donde están, por llegar donde han llegado, una prima que solucionaria muchos problemas a muchas personas tal y como está el tema económico en este momento...
Sí, tampoco se me olvida la cantidad de peques que en el continente africano tendrían otro futuro si ese dinero se destinara a ellos y no al mero espectáculo...
No pretendo volver la cara ni dejar de revindicar esas injusticias y en medio de la fiesta, en medio de la celebración, en medio de los goles, este es un buen momento también para recordárselo a mis hijos, para hablarlo con ellos (bueno con él, con el mayor, que es el único que puede razonar un poco... el peque aún es demasiado peque...) para que descubran el otro lado del mundial aunque tengan todo el derecho a seguir disfrutando como niños, como lo que son... ¿no?

2 comentarios:

  1. Me quito el sombrero, me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya mil gracias, aunque sean algo tardías!
      Un saludo.

      Eliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...