Necesidad imperiosa

Sí, me he dado cuenta de que era esto, los dos tienen una necesidad imperiosa de gritar y a mí a veces, consiguen sacarme de mis casillas, lo siento... soy humana. Además, tienen una capacidad pulmonar con la que consiguen que tanto su padre como yo, como los vecinos de un entorno aproximado de doscientos metros, conozcan al dedillo sus movimientos a la primera de cambio.
Si juegan a algo, ellos gritan porque están contentos, porque se lo están pasando bien. Si se pelean, obviamente, ellos gritan para mostrar su enfado, su disputa y sus distintos puntos de vista... por decirlo de alguna manera.
A uno se le entiende, habla perfectamente (es lo que tienen los seis años ya cumplidos del referido), el otro no habla (sólo tiene dos y la diferencia verbal se nota a primera vista u... oído) pero no por ello se le deja de entender. En el caso del peque el lenguaje no verbal es casi tan importante o más que el verbal pero... no por ellos deja de gritar. Ni de lejos. Ni por error.
Poco a poco escuchando a amigas y mamás del entorno pues resulta que a sus hijos también les da por gritar de vez en cuando de una forma casi incontrolada e incontrolable. Gritos mientras juegan, mientras ríen, mientras se pelean, mientras discuten,... Sí, en mi caso también se cumple eso de mal de muchos... si ya lo dije al principio: soy humana...

0 comentarios:

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Mientras tanto en Instagram..

Follow @ pilar_mamasfulltime