domingo, 22 de agosto de 2010

A tortas con la comida

Por un lado yo quiero perder peso (como el 80% de la población española) y por otro lado... ando un poco preocupada porque el peque no coge peso. Sería fantástico que le pudiera pasar un par de kilillos como quien no quiere la cosa...
Lo mío ahí anda, lo suyo se está alargando demasiado, ya hasta los amigos reconocen que está un poco delgaducho y eso significa que no son simplemente paranoias de sus padres...
El caso es que se niega en redondo a comer lo que no le apetece, sin más razón. Se puede quedar sin comer, no tiene nigún problema, no llora porque tenga hambre, si le gusta lo que hay se lo come y sino se queda tan tranquilo...
Por ejemplo, para desayunar puede o beber un trago de cacao y punto o comerse tres trocitos de bizcocho casero y medio plátano. No tiene un patrón ni lógico ni constante...
Le gusta lo dulce, es goloso y en eso...¿tenemos suerte? supongo que sí. por lo menos a la hora de merendar lo tenemos un poco más fácil...sobre todo ahora con las meriendas de Hero. Es un gusto verle comer él solito y cuando se queda casi vacío el bote me lo trae para que saque las últimas cucharadas que le quedan. 
No es la solución pero por lo menos es algo hasta que se vuelva a poner "las botas" a la hora de comer, como hacía antes... hace sólo unos meses...

2 comentarios:

  1. No desesperes, mi peque durante estas vacaciones se ha negado a comer, es decir que durante una semana se ha alimentado con 5 yogures, 2 salchicas y 1 biberón por la noche. Asi que hemos estado todos agobiados, los padres porque no comía y el peque porque no quería comer. No hacíamos más que intentar que comiese. Lo llevamos a la pediatra y nos dijeron que teníamos que hacerle pasar hambre...
    Pero no surgió efecto! prefería llorar a comer. Hemos vuelto de vacaciones y volvemos al horario normal, a las actividades normales, y a los hábitos de todos los días y... ha vuelto a comer. Eso si, come bastante menos que antes y a veces tenemos que saltar la merienda para que tenga más hambre en la cena... y en breve a la guarde a intentar el sólido!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, por lo menos la rutina parece que ha vuelto a darle ¡hambre!,¡me alegro!
    A mí las cantidades aunque sean pocas no me preocupan demasiado porque el peque sigue con su actividad, con sus bailes, con sus juegos, con sus carreras y con sus risas. Lo que empezó a preocuparme es que en lugar de ganar peso lo ha perdido un poco... y ¡con el caracter que tiene! prefiere no comer a comer algo que no le apetezca o no le guste... en fin, a ver si llegan las rutinas, su hermano vuelve al cole y las aguas a su cauce... Besitos para todos y gracias por compartir aquí vuestros problemillas alimenticios... ;-)

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...