lunes, 7 de febrero de 2011

Lo que vemos en casa: RATATOUILLE

En casa somos unos cocinillas, no es que hagamos grandes recetas ni preparaciones escandalosas en lo complicado pero lo que hacemos no nos sale mal… la verdad. Así que cuando unimos las dos aficiones es cuando mejor lo pasamos y como los peques hacen lo que ven… parece que mis hijos también se están decantando (de momento…) por las aficiones de sus papis: el cine y la cocina.


Es fácil pensar cual es la película que solemos ver juntos en casa más que de vez en cuando, excato, “Ratatouille”, la historia de Remy, la rata. Eso es lo único malo…


Hay dos escenas, sólo dos escenas que no soporto en toda la película, las dos escenas en las que aparece el grueso de la familia de Remy, miles de millones de ratas perfectamente dibujadas, con unas texturas tan creíbles en el pelo de estos bichos que… sacan lo mejor que hay en mí.
Pasados esos dos malos momentos la verdad es que la peli nos encanta.



Una historia de superación de fe en sí mismo, una historia de amistad, de cooperación, de falta de prejuicios, de trabajo en equipo, una historia de respeto a los mayores, una historia divertida que además abre un mundo lleno de aventuras a los más pequeños: el mundo de la cocina, de la comida, de los nuevos sabores, de la experimentación y de la valentía que hay que tener para probar nuevos sabores…


Por poneros un ejemplo y por si os pudiera servir de ayuda, en nuestra nevera, como en la inmensa mayoría de las neveras de las casas en las que hay niños, tenemos siempre un bote de kétchup pero no lo usamos siempre, ni con todo. Hay cosas que hay que ser valiente y los peques las prueban sin apoyarse en el kétchup y después las comen así todas las veces que volvemos a comerlas en casa. No ponemos kétchup más que en las salchichas, en las hamburguesas y en el pescado a la plancha, para mí como madre eso es un triunfo…
Y además de disfrutar con la comida y las elaboraciones, con esta película disfrutamos de París, de sus calles, de sus monumentos, de su luz, de su río, de su encanto y por supuesto de su música como la del video que acompaña a esta entrada y que a mí ¡me encanta!



¿Sabéis cuál fue el primer muñeco que pidió el peque-peque cuando aún no sabía ni hablar en medio de Disneyland Paris? ¡Exacto, Remy!

2 comentarios:

  1. Nos encanta esa peliculaaaaa!!! Ya la tengo lista para cuando la gorda sea un pelin mas mayor ponersela. Una historia maravillosa. Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Además es una película con mucha y buena música, seguro que a tu peque le va a encantar.

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...