martes, 13 de septiembre de 2011

Ni Contigo Ni Sin Tí

No sé, tengo mis dudas.
A priori no me gusta que se prohiban las cosas, me parece (por decirlo de alguna manera...) demasiado "fácil". Está prohibido, no se puede hacer y ya está, se acabó "el problema" o lo que sea. No sé, creo que no es la solución la verdad.
Estos días atrás no sé si habéis oído algo de la polémica por los restaurantes en los que se Prohibe la Entrada a los Niños, AQUI os dejos el enlace a la noticia que se publicaba sobre el tema en el diario "Público".
La propuesta viene cargada de polémica, desde luego.
 Por un lado entiendo a las personas que quieren ir a un establecimiento y estar tranquilos en su mesa charlando con su pareja, con sus amigos, disfrutando de una comida cuidada en un entorno agradable... Malditas las ganas que tendrán de que a su alrededor haya niños corriendo, chillando o tirando alguna cosa al suelo, al plato del de enfrente o... donde caiga.
Sí, es cierto, no todos los niños se comportan así, lo sé, lo he visto pero es muy difícil adivinar cómo van acomportarse los peques al llegar a un establecimiento de la mano de sus progenitores (no es imposible... pero es difícil...), como también es difícil saber a simple vista el grado de colaboración de los papás con sus hijos, si se van a poner a hablar sólo los adultos o si van a implicar a sus hijos en la coversación, si van a comentar cosas con ellos, si van a jugar a juegos tipo "veo-veo" o "las palabras encadenadas", mientras comen tranquilamente juntos...
Sí, es cierto que con medidas como esta "pagan justos por pecadores" porque todos sabemos que igual que hay niños "asalvajados" los hay educados y tranquilos, igual que hay niños de 2-3 años los hay de 12-13 y que dependiendo de la edad su comportamiento puede ser muy, muy distinto...
También entiendo que haya personas que lo consideren una discriminación por razones de edad y que es algo que no es justo a priori pero me pongo en la piel de un matrimonio que por ejemplo vaya a celebrar su aniversario, que ha podido dejar a los niños en casa o donde sea,  al cuidado de alguna persona de su confianza y... ¡tiene un niño en la mesa de al lado que no para de incordiar (como le pasa a veces a alguno de los míos.... sin ir más lejos....)!
No sé... la verdad es que tengo mis dudas....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...