6/02/2012

Momento de Confidencias

Conversación con el peque-mayor un día cualquiera después de bañarse.
El peque-peque en el salón con su papá preparando la mesa para cenar, yo poniéndome mi pijama y colocando la ropa en mi habitación y el peque-mayor sentado en la alfombra de mi habitación con ganas de hablar.

- Mamá ¿sabes que “tengo espías infiltrados” entre las chicas de la clase? – este niño tiene que dejar de ver determinadas pelis por mucho que sean aptas para su edad…
- ¿Cómo?¿Qué entiendes tú por “espías infiltrados”? – pregunto sin poner mucho énfasis para que no se mosquee.
- Pues que A. y X. (dos de sus amigos del alma) como son “muy monos”, bueno… ¡a las chicas les parecen muy monos! ¡a mí, no, claro!... pues eso, que hablan con ellas y ellas les cuentan cosas… - ¡no me puedo creer lo que estoy oyendo!
Sigo el método Stanislasky y no muevo una pestaña… y añado con voz tranquila…
- Pero eso es que son tus amigos, no es que sean “espias infiltrados”… y de todas formas ¿a tí qué te interesa saber de lo que digan las chicas? – se me está poniendo una bola en el estómago porque no intuyo ni de lejos por donde me va a salir.
- Pues ya sabes… quien está enamorada… y esas cosas – lo mejor no es la confesión, lo mejor es como lo dice, medio con pudor, medio divertido, medio rebuscando entre mis gestos a ver cual es mi reacción…
- ¡¡Ah, síííííí!! ¿Y… tanto te interesa a tí eso? – yo también pongo tonillo así… de broma… de que estamos en un momento de confesiones hijo-madre.
- Pues sí…
- ¿Y por qué…?¿Qué pasa… que tú estás enamorado de alguna…?
- Sí…
- De F. ¿no? – llevamos enamorados de F. desde primero de infantil, eso sí que fue amor a primera vista…
- No, de F. ya no.
- ¡Qué me dices! – normal, F. no le hacía ningún caso y el pobre se ha cansado… (no te preocupes cariño, que ya volverá… esto no se lo dije pero lo pensé…)
- Ahora de la que más enamorado estoy es de A. y después de I.
- ¿Y ellas…?
- Bueno… no sé… por eso X. y A. (sus amigos del alma) me cuentan lo que dicen las chicas…

¡¡Bendita inocencia que le cuenta todas sus aventuras amorosas a su madre!!
¡¡Qué dure, por favor, qué dure!!

5 comentarios:

  1. ¡Que guay! Como me gusta eso de que te cuente sus historias amorosas. Es fantástico.

    El mio dice que eso de las novias de momento no le va. Que el solo quiere tener amigas. Es todo un "espíritu libre" Jejeje.

    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues este no, está enamoriscado... je,je,je...
      Pero está bien que tenga varias opciones... de momento, cuando sea más mayor la no me gustará tanto... je,je,je...
      Lo de las confesiones es genial y cruzo los dedos para que dure muuuuuuucho...
      Un abrazo. :-))

      Eliminar
  2. Tranquila, yo tengo una amiga madre de un mocetón que acabó ayer la P.A.U. y se lo cuenta todo, así que no hay nada imposible, a mi, me tiene alucinada, porque normalmente tendemos a no contar ciertas cosas en casa, pero ella a logrado que sea algo natural y está al tanto de su vida amorosa, que todo, todo, todo, igual no lo cuenta, pero sabe cosas que no saben muchísimas madres de sus hijos, te lo aseguro, a ver si duran las confidencias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sinceramente me parece genial que tenga esa confianza de contar en casa sus cosas, es una relación de amistad, de confianza plena, de cariño incondicional que me encantaría que nunca perdieran mis peques. Ahora resulta muy tierno perocuando sea más mayor, será genial que lo siga haciendo.
      Un abrazo :-))

      Eliminar
  3. Que guay, que te lo cuente ahora de pequeño ya es algo, igual es preludio de lo q va pasa tambien luego y te lo cuenta toda la vida. Por norma general hasta d pewueños don hermeticos.
    Besos.

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...