7/11/2012

El Primero en Llegar

Hoy me voy a remontar casi casi al principio de todo esto.
Este blog tiene razón de ser porque llegó a mi vida el primero de mis peques y esta entrada nace a partir de la sugerencia de mi "envidiada mamá novata" que dibuja con la misma gracia con la que cuenta sus cosas y las de N. su peque.
Ella AQUI contaba como fue su parto, yo le comenté que me recordó mucho al mío, después ella me animó a que lo contara y... pues eso, aquí estamos, intentando contaros mi primer parto.
El nacimiento del peque-mayor.
Allá vamos.



Sábado 20 de Marzo. Hemos quedado en casa para cenar con dos amigos J. y A.
La tarde ha sido tranquila, yo ya he salido de cuentas, tengo una tripa enoooorme porque he engordado más de 12 kilos pero la verdad es que estoy bastante bien.
Esta semana he empezado la baja, llevo una semana en casa descansando así que no me puedo quejar, además hoy sábado ha salido un sol estupendo y me he pasado un rato en la tumbona del patio poniéndome morenita que cuando llegue el peque... a saber cuándo podré descansar así de nuevo.
La tarde comienza bien aunque... parece que me duele un poco la tripa, como si quisiera ir al baño a hacer "algo" pero no... no hago nada.
Cenamos tranquilamente aunque yo hago cada vez más visitas al baño... sin saber qué pasa...
A. se da cuenta de que algo no va bien y mi chico empieza a ponerse algo más nervioso.
Yo creo que estoy negando la evidencia... pero tampoco me doy cuenta.

- ¿Por qué no os vais al hospital? que te miren y si no estás de parto pues te vienes a casa y punto...
Y así lo hicimos. Mientras cogíamos las cosas para irnos, nuestros amigos recogieron los platos y la cocina, ¡qué gusto!
Nos vamos.

Llegamos al hospital y empezamos con los papeleos... ¡cómo odio la burocracia!
Estamos ya en la habitación y viene la matrona:
- ¡Hola! Que me han dicho que vienes con algo de dolor ¿no? Vamos a ver - me explora... - ¡Uy, no!¡Tú vienes de parto! Acuéstate que llamo a un celador para bajarte...
Así, sin avisar... ya estamos metidos en el lío.
Bajamos a la sala de dilatación.
Ahora ya me duele todo, sí es evidente que esto son contracciones. El dolor va y viene y cada vez se va menos y viene más...
Estamos en la sala de dilatación y después de mucho llamarle llega por fin el anestesista, debn ser la una de la madrugada más o menos...
Me pincha en la espalda y encima el muy salao quiere que me doble hacia delante y que no me mueva... ¿me habrá visto la pedazo de tripa que tengo?
Después del pinchazo se va porque a esas horas... debe estar muy liado o muy dormido... y ya no vuelve nunca más. Mis saludos desde aquí que en su momento no nos despedimos...
Y ya está... a partir de ahí, sin epidural y con un dolor hasta el momento nunca experimentado, empieza el proceso del parto.
Viene también la ginecologa, estamos las tres y mi chico que está sufriendo porque a él le habían contado que eso de ver nacer a su hijo era una experiencia maravillosa y... él sólo ve sufrir a su mujer.
Tengo un frío terrible, me tiemblan las piernas y me muerdo la boca por dentro de los temblores. La ginecóloga y la matrona me hablan y yo contesto mirando a mi chico... estoy un poco descompesta.
El peque no sale así que.... hay que usar forceps.
Un par de "cortecitos" en sálvese la parte y meten los forceps para sacarle.. sale sangre sin cesar según puede apreciar el pobre futuro papá.
A mí ya me duele todo y más pero aún no ha llegado lo peor...
Sale el peque, está estupendo, lo ponen encima de mí, se lo llevan para limpiarle, taparle y explorarle mientras a mí.... me cosen!! En vivo y en directo... uff!!
Pues sí... fue un parto muy do-lo-ro-so y me acordé de toooooda la familia de mi anestesista durante años...
Por lo demás... je,je,je.... todo bien...
De hecho otro día os cuento el parto del peque-peque que también tuvo su aquel...

Y este es ahora ese peque que fue el primero en llegar... un "mayorazo" que no para de crecer y que me hace sentir cada vez más lejos los sinsabores de esa "llegada", lo normal en estos casos ¿no?

6 comentarios:

  1. Ay... creo que vamos a tener que hacer camisetas de "me cago en mi anestesista" jajaja..

    Pero bueno.. tu peque mayor es guapíiiisimo, y gracias a dios, el no se acuerda del daño que te hiceron.

    ¡gracias por compartir tu parto! Seguro que alguna embarazada le viene bien la información ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de las camisetas es una idea que no pienso descartar... je,je,je...
      Y sí, el peque es un amor y un bombón y a mí casi, casi, casi... se me ha olvidado... (y un churro!!)
      Espero que le venga bien a embarazadas y mamás que han pasado por lo mismo.
      En próximos días: La Llegada del Segundo... en el fondo tengo un puntito masoca... je,je,je...
      Mil gracias por la sugerencia y por pasar por aquí a pesar de tu agenda... ;-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Yo me uno, pero puedo añadir una de me cago en mi matrina?
    A ver si m animo a contar el mio.
    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que entre todas nos preparamos un ajuar de camisetas reivindicativas mega-chulas!! Se acepta la propuesta... ;-))
      En cuanto te animes cuéntanoslo para leerte...
      Besitos y gracias por pasar por aquí.
      ;-)

      Eliminar
  3. El heredero es guapísimo! Seguro que lo miras y no te scuerdas del anestesista (o sí) :)))
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hey, mi Peque también nació un 21 de marzo. En esta ocasión yo tuve más suerte que tú y mi parto fue rápido y sin problemas, aunque sin epidural (no dió tiempo,llegué con 8 cm) y con desgarro, así que me dieron algunos puntos. (si alguna vez te pica la curiosisda, lo puedes leer en mi blog) Lo que no entiendo es, si el anestesista te pinchó en la espalda ¿por qué no te puso la anestesia?

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...