7/22/2012

Enseñar en Valores

Están los ánimos muy caldeados y el ambiente muy cargado y no hablo del clima precisamente.
No imaginaba que en un blog como este sobre infancia, sobre niños, sobre familia.... llegara a sentir la necesidad de hablaros de como estoy viendo, como estpy mirando, a mis niños, a mi familia...
Y no, no me quejo, somos unos privilegiados.
En casa tenemos trabajo pero cada vez tenemos menos derechos, nosotros y otros tantos millones de españoles.


Y lo que es peor, los abuelos, esos de los que os hablo a veces con los que se quedan mis hijos en la playa, con los que van a la piscina, con los que juegan, con los que charlan... Esos abuelos están viendo como todos los derechos por los que pelearon en las calles, por los que corrieron, por los que lucharon, los que defendieron en circunstancias verdaderamente complicadas, esos derechos se están dinamitando, eliminando, suprimiendo a golpe de bolígrafo MontBlanc, a golpe de firma en un Conejo de Ministros en el que los Ministros hacen lo contrario que dijeron que harían antes de ser Ministros.
Y nosotros ¿nosotros que hacemos?
De momento sufrir esa desconfianza de esos mercados de los que hace tres años no habíamos oído ni hablar, sufrir y mirar a nuestros hijos con preocupación, con tristeza.
Es muy duro pensar que tus hijos van a vivir peor que tú, que su futuro es más oscuro que tu presente, que sus posibilidades serán más complicadas, más injustas, más inhumanas. Es muy duro.
¿Podemos hacer algo?
Sí, rotundamente. Un SI enorme.
Claro que podemos.
No vamos a jugar a este juego porque no nos gusta, porque no queremos, porque no nos pueden obligar.
Es más, vamos a romper la baraja.
Los Ministros sólo están ahí porque les hemos puesto nosotros y nosotros podemos decidir que es hora de que vuelvan a sus casas, de que miren a sus hijos a la cara y qe les expliquen lo que hacen y por qué lo hacen.
Hay cosas muy difíciles de entender, a mí me está pasando últimamente cada vez que abro un periódico o escucho una radio, por eso es mejor que quien las lleva a cabo sea capaz de explicarselo, primero a un niño y luego a los demás adultos que tampoco entendemos nada.
Mientras tanto podemos también explicar a nuestros hijos por qué hay que salir a la calle, por qué protestamos, por qué es injusto que nos reduzcan el sueldo, que nos aumenten los impuestos, que sean cada vez más niños en clase o que haya que esperar más y más para poder ir al médico...
Hay que explicarselo a los niños porque seguro que ellos lo van a entender, ellos deben aprender también lo que es justo y lo que no y para que lo sepan mejor, sus padres y sus madres tenemos que estar ahí, esto también es educar en valores ¿qué no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...