11/08/2012

Como Cambia la Historia...

Como cambia la historia.
Del año pasado a este mi apreciación sobre los deberes escolares tengo que decir que ha cambiado radicalmente.
Mi amiga M. que tiene un peque dos años mayor que mi peque-mayor ya me había advertido de la duración de los debres de su hijo en casa pero siempre piensas que quizás sea algo menos, o se han entretenido por algo, o habrá sido un día especial,... o mil cosas.
Ahora veo que no, que no es una excepción sino todo lo contrario.

AQUI teneis el enlace al post del año pasado sobre los deberes en casa, sobre la polémica que se había levantado por aquel entonces y sobre lo que yo pensaba en torno a todo ello.
Bueno, pues eso era el año pasado, cuando el peque-mayor traía una carilla o de lengua o de matemáticas cada día como "deberes para casa" y como mucho, de vez en cuando algo de inglés.
Este año la película ha cambiado mucho, muchísimo.
Este año la película hay tardes que es todo un thriller... y no exagero ni un poquito...
Ahora lo normal desde que empezó el curso es que haya deberes de lengua, de matemáticas, de sciences y de inglés todos los días y lo anecdótico es que algún día, alguna de estas asignaturas no tenga sus dosis de ejercicios para hacer en casa.
Q conste q a mí no me importa ponerme con él a hacer deberes.
El proceso es que el peque-mayor se pone en la mesa de la cocina a trabajar a la par que yo hago lo mismo en el resto de la cocina.

Q si un puré q si recojo los cacharros que si preparo un bizcocho que si pongo la thermomix a trabajar... siempre hay cosas que hacer en la cocina mientras él hace los deberes. 

Lo que me parece un poco excesivo es que estemos hasta las diez de la noche haciendo ejercicios... sí, sin exagerar, no nos ha pasado sólo una vez...
Vale, de acuerdo que el peque-mayor se descentra con cierta faciliadad pero... uf!!
Además mientras tanto tengo al peque-peque un tanto "aparcado" en el salón viendo dibujos...
Llegamos del cole, meriendan y se pone a hacer los deberes, algunos días hay que irse al baloncesto y esos días se complican aún un poco más.
No sé, de verdad que supongo que es indispensable, que la educación española necesita de todos los esfuerzos para remontar, que los niños tienen que esforzarse más y mejor... supongo que todo esto es lógico pero ¿esta es la vía?¿esta es la forma?¿este es el camino?
Yo no lo tengo tan seguro, la verdad, aunque yo sólo soy mamá, no soy una profesional de la enseñanza ni una experta política sobre el tema, ni concejala, ni consejera, ni ministra... que digo yo que estos deberán saber más que yo...

13 comentarios:

  1. Me parece una barbaridad que tengan tantos deberes. Se supone que en casa tienen que tener deberes para repasar lo que se ha aprendido durante el día, pero nunca tiene que ser durante más tiempo que el que se ha empleado en la clase.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos días son terroríficos, de verdad...
      No sé, no termino de verle la utilidad real...

      Eliminar
  2. Pues me suena bastante porque los de mi hermana pequeña no me pillan tan lejanos con 18 años que tiene, nos tirábamos como dices hasta la hora de la cena y había días que mucho más. Cierto que la tenía que ayudar siempre pero es que había días que no nos cundía de la barbaridad de deberes que traía, no se si es la mejor vía para aprender porque lo que conlleva es que los padres estén pegándose toda la tarde, desde luego a ella no le funcionaba nada y yo en mis tiempos no recuerdo tener tantos deberes hasta bien entrada la adolescencia. Siempre tiene que haber tiempo para jugar, creo yo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la verdad es que yo tampoco recuerdo tener tantos deberes, sí llevaba deberes para casa pero me daba tiempo a salir a la calle a jugar... salvo en invierno si llovía o hacía mucho frío... Cuando teníamos exámenes pues si apretábamos más pero... uff... con el peque-mayor está siendo complicado y por lo que me cuentan otras mamás se ve que es una tónica general.
      Besos
      PD.- Ni para un Carcasonne tenemos tiempo por las tardes... fíjate que mal... je,je,je

      Eliminar
  3. Yo creo que todavía son pequeños y deberían disfrutar un poco más de las tardes, para hacer deporte, tareas para casa si, pero no tantas. Pero tampoco soy profesional del ámbito educativo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso me pasa a mí que no sé si es que lo veo sólo desde el punto de vista de madre afectada... El año pasado me parecían perfectos incluso un poquito más no habría molestado pero... este... la cosa ha cambiado de color.
      Un besote guapa.

      Eliminar
  4. No creo en los deberes, pienso que a sus edades, con las horas de clase (que ya son unas cuantas)tienen más que de sobra. Podría entender algo, de vez en cuando, o si va flojillo en algo en concreto... pero todo puntal, no por sistema.
    Cuando salen de las horas lectivas, tendrían que poder concentrarse en aprender otras áreas también importantes (entiendo que para eso están las extraescolares) y en JUGAR, JUGAR y JUGAR, que para eso son niños!
    Pero, como tu bien dices, yo tampoco soy experta, ni pedagoga, ni nada de nada. Sólo una mamá que intenta hacer todo con el mayor sentido común posible.
    Un besazo maja, aún tenemos pendiente concretar coffee!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos todos más o menos de acuerdo por lo que os leo, así en general.
      Algo pasa con el sistema pero se ve que no coincidimos en aplicar las mismas ideas todos... quizás habría que probar cosas nuevas, no sé.
      Sí, los del coffee está tardando ya... a este paso un chocolate calentito... je,je,je..
      Un besote guapa.

      Eliminar
  5. Como te comprendo... A mi hijo mayor le pasa lo mismo. De echo, como tiene algunos problemas con la lecto-escritura y a veces tarda horrores en hacer cualquier cosa decidimos entre él y yo que no haría ninguna actividad extraescolar hasta que el tema deberes lo tuviesemos controlado. Es que se desesperaba de ver que llegábamos más tarde a casa de la clase de lo que fuera y tenía que hacer deberes hasta las tantas sin tiempo para jugar, ver la tele o lo que le apeteciese.

    Lo bueno es que dos meses después va mejorando, cogiendo agilidad y sacando buenas notas. Cosa que a él le está animando mucho con el tema de los deberes y el estudio.

    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo puedo hablar desde el punto de vista de un estudiante, aunque ya soy un peque-universitario jeje

      De la época en la que iba al cole, me acuerdo muchísimo de una profesora de Música que nos transmitía muchísima pasión cuando nos contaba la historia de Beethoven o Mozart, y cuando nos enseñaba la música de los grandes compositores. Ella tiene una pasión tan grande por la música, y otra pasión tan grande por enseñarla y transmitirla a los demás que todos los alumnos nos contagiábamos de ese entusiasmo.

      De la época del instituto y el bachillerato, sólo tengo buen recuerdo de los profesores que de un modo y otro me hacían pensar. De los que se limitaban a escupirnos la lección y a reducir nuestro papel a tragar y vomitar información no tengo muy buenos recuerdos. Con ellos me aburría porque no podía desarrollarme. Ibas a clase a aprobar el examen y listo. Sin embargo tuve otros profesores que, cada uno a su estilo, nos exigían más. Nos obligaban a pensar, a ser autónomos, a mirar más allá de lo que pone en el libro de texto convencional, e incluso a emocionarnos. Su programa no se reducía sólo a los exámenes, a esos profesores les gusta enseñar.

      Ahora estoy en la Universidad, y DE MOMENTO, estoy encantado. Aquí utilizamos una herramienta llamada Moodle que es algo así como un Internet interno para los compañeros y profesores del curso de la carrera que estamos estudiando. El buen uso de Internet y de las nuevas tecnologías nos permite estar más activos en la asignatura. Y la mayoría de los profesores (de los que me han tocado este cuatrimestre por lo menos) lo tienen todo muy bien organizado. Desde el día 0 ya tenemos todo el contenido y todas las fechas de exámenes y prácticas programadas. Puedes ponerte a trabajar tú sólo desde el principio. Por lo tanto, tenemos más Libertad, lo que acarrea una mayor Responsabilidad.

      Creo que esa Libertad de la que estoy disfrutando en estos momentos me motiva mucho más para aprender. No puedo conformarme con la información que el profesor nos da en los apuntes. Nos animan a buscar y contrastar en otras fuentes, a veces recomendándonos libros, artículos de prensa, etc. Los trabajos y prácticas, además de resultarme muy interesantes, son una forma muchísimo más efectiva para aprehender. En un trabajo el alumno deja impresa su personalidad, y el orgullo y la satisfacción interior de haber sido capaz de contar algo a través de un duro trabajo de investigación. Ese momento "Eureka" es lo que nos motiva y nos apasiona.

      La pasión es la clave para fijar conocimientos y aprehender. Los profesores que enseñan con Pasión son los que causan un mayor impacto en nosotros. El Sistema Educativo lo que quiere es que aprobemos, no que nos apasionemos. Y si hay profesores que no tienen pasión por lo que enseñan, el Sistema cumple su objetivo. Por eso, los deberes pueden ser útiles o no. Evidentemente hay que hacer ejercicios de Lengua o Matemáticas para aprender a leer y a realizar operaciones. Pero el Sistema Educativo sólo se queda en eso. Pasa con la Literatura durante el Instituto. El Sistema Educativo consigue que los estudiantes pensemos que la Literatura es una asignatura coñazo que debemos tragar para aprobar los exámenes. Cuando en realidad, si estuviera bien enseñada, pensaríamos que la Literatura son las historias que encierran las grandes pasiones de los Seres Humanos.

      Hay que sustituir la Monotonía y la Superficialidad por la Pasión a la hora de Aprehender. Tanto en el Cole, como en el Insti, como en la Uni.

      Un abrazo Pilar!!

      Eliminar
    2. La verdad es que verles como van mejorando, como se animan ellos mismos es todo un premio y no cabe duda de que las notas son a veces, un aliciente para que ellos mismos quieran mejorar, aprender, progresar... Y eso se consigue, sin duda, con el apoyo y el trabajo en casa, como bien dices (ConLosNiñosEnLaMochila)
      Y con respecto a lo que mencionas David, no puedo añadir nada, es perfecto que los peques (de todas las edades... je,je,je) disfruten aprendiendo y sí, en esos casos la figura del profesor tiene mucho, muchísimo peso.
      Gracias a los dos por vuestras reflexiones. Da gusto leeros siempre.

      Eliminar
  6. Que identificada me siento con todo lo que has escrito. Yo estoy en la misma situación y creo que un niño de 8 para 9 (como dice el mio) tiene que tener tiempo para jugar. Es que los días que se te presenta en casa con 11 deberes y estudiar para el examen del dia siguiene, se me cae el alma a los pies.
    Y tema aparte es el pequeño, que anda pululando alrededor intentando llamar la atención diciendome: mami, mira yo tambien tengo deberes, (coje tres libros de pintar de su estanteria y empieza a pasar páginas) esto, y esto y esto y esto y esto, ves, mogollón como Adri. Y en ese momento me siento fatal.

    Una mami que cree que este no es el camino.

    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te decía en twitter, parece q la historia que cuentas sea de mis hijos. Mientras me paso la tarde con el mayor, el pequeño busca su momento de atención de mami... es muy complicado poder estar con los dos... al final el pequeño ve más tele de la que me gustaría pero mi capacidad de ubicuidad aún no la tengo perfecccionada como debería... je,je,je...
      Un besín hermosa.

      Eliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...