Vampiros en el Cine

Llévabamos unas semanas sin ir, casi desde que empezó el cole... así que ya tocaba volver a pisar una sala de cine.
"Hotel Transylvania" fue la excusa perfecta para quedar con los amigos para ir a verla y después cenar juntos charlando mientras los peques juegan animadamente. Un planazo ¿qué no?

Desde el final del verano, los estrenos de películas infantiles no se han prodigado mucho en las salas. Se reservan para la próxima Navidad y alguna para la pasada fiesta de Halloween por lo adecuado de su temática. La verdad es que tal y como está el bolsillo de los sufridos padres y el precio al que se han puesto las butacas de cine, todos estos pequeños detalles los tienen muy en cuenta las distribuidoras para que el negocio no se les vaya al garete... que como siga así la cosa...
El caso es que os cuento nuestra tarde-noche en el cine con los peques.
"Hotel Transylvania" es una película de dibujos, así que el peque-peque estaba agusto y contento.
Lo que pasa es que no es una película de una acción trepidante, unos gráficos impresionantes o unos diálogos infantiles. No está cargada de números musicales ni tiene bromas especialmente sencillas que sean del agrado del respetable de más corta edad.
Con todo esto os podéis hacer una idea que el peque-peque, de cuatro años, la vió cambiando varias veces de posición y bebiendose el vaso de refresco enterito (tengo que decir que si la peli le engancha de verdad la sed desaparece por ciencia infusa y el vaso de refresco se puede quedar muerto de risa o bebérselo a la salida). Y más o menos lo mismo le pasó a su amigo G. también de cuatro años recién cumplidos.
Al peque-mayor, de ocho años, el que no sea de "carne y hueso" pues como que ya le parece demasiado infantil pero bueno... se adapta. No se aburrió, no se durmió pero no entra en su lista de películas favoritas.
Sin embargo a los adultos, a los cuatro, nos enganchó, nos gustó, nos hizo pasar un rato divertido, nos entretuvo y nos permitió evadirnos de la rutina e incluso en ocasiones reirnos y también vernos reflejados en el personaje principal...
¿Y por qué?    Porque la historia es triste y eso a los niños no les hace ninguna gracia. De nuevo una historia que comienza con la muerte de la mamá de la protagonista (¡qué mania con quitarnos de en medio!) lo que hace que el papá sea sobre protector con ella hasta límites enfermizos... y eso ¿los niños creeis que lo pillarán? yo creo que no... y ahí radica su mayor problema. La película se cimenta en unos diálogos entre adultos, el papá, los amigos del papá y su hija que acaba de cumplir la mayoría de edad y eso a los peques, al menos a los míos, un poquito sí pero mucho... al final les cansa seguir la historia.
El conde Drácula cuenta en la versión doblada al castellano con la voz de Santiago Segura que aunque sea reconocible, la verdad es que le da una personalidad muy auténtica, es divertido y muy adecuado.
Como está muy de moda eso de buscar a algún famoso para que doble a algún personaje secundario por aquello de la promoción posterior y lo de llevar a más gente al cine... supongo que habréis oído que Alaska y su señor esposo también ponen sus voces en la peli. Para mi gusto ella lo hace muy dignamente y él... bueno son dos personajes muy secundarios y que hablan poquito... ¿me explico?... pues eso...

8 comentarios:

  1. Bebebatallas no hace caso a la tele, pero sus padres si, jaja. Esta semana hemos visto Arthur Christmas y Brave. Las dos me parecen recomendables, aunque es cierto que yo todavía no las veo desde el punto de vista de madre. La primera me parece entrañable y divertida. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Arthur Christmas" a mis peques les encantó y "Brave" les gustó bastante pero a mí más... je,je,je... ¡Aprovechad que aún podéis elegir vosotros lo que se ve en la tele!... luego las negociaciones son ¡UFF!
      Un besote guapa.

      Eliminar
  2. Pues yo tenía previsto ir este finde. Edades 4 y 9. ¿Lo crees adecuado o me recomiendas otras?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vista por propia experiencia, el de 9 no te dará ningún problema pero el de 4 no va a ver la peli de su vida... al menos mi peque y nuestro amigo G. no se portaron mal, no salían corriendo ni hablaban ni hubo que hacer "pises varios" pero se ponían de pie, se medio tumbaban, se ponían de rodillas,... y eso en el peque-peque se traduce en "mami, está bien pero un poco pesadita ¿no?"
      No sé si te he servido de mucho...
      Besis guapa.

      Eliminar
  3. Estoy deseando que mi Ratón tenga edad para ir al cine con ella, si es que no cuesta para entonces un ojo de la cara, y ¡con ganas de ver la pelo después de leer tu post! Eso si. Me esperaré a que salga en DVD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si tu "ratón" es muy peque haces bien en esperar a verla tranquilamente en casa en DVD, en mi modesta opinión.
      Es divertida, ya verás... ;-)

      Eliminar
  4. Yo tengo muchas ganas de verla también, pero creo que esperaré a que esté en DVD. Entre que Marco a pesar de tener 8 años por mucho que le enganche una peli no es capaz de tener el culo quieto en la silla más de 5 minutos y Carla a sus 3 no va a entenderla demasiado, y yo con el panzón ando de lo más incómoda ya...

    Así que... lo dicho. A esperar el DVD. Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien, al precio que están las entradas yo tampoco soy de jugarmelo... Una buena tarde de cine en casa con el DVD, las palomitas, los peques... tampoco es un mal plan ¿no?
      Un abrazo guapa.

      Eliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Mientras tanto en Instagram..

Follow @ pilar_mamasfulltime