4/30/2013

Qué Aproveche...

Es un tema recurrente y más cuando terminan o acaban las vacaciones porque suele ser el momento en el que salimos más de casa y terminamos comiendo fuera.
Sí, seguro que lo habréis leído en otros blogs... no me cabe duda, no soy original...
Pero si no lo cuento, si no escribo y reflexiono sobre ello públicamente aquí, en el blog, como que se me queda una espinita y... ¡una no está para esas cosas!

¿Qué pensáis vosotras de los menús infantiles de los restaurantes?

Sí, yo os lo cuento... a calzón quitado, que se dice.
Espero que no se me ofenda nadie y por supuesto intentaré escribirlo con toda la educación y delicadeza de la que soy capaz, os lo prometo.




Nos ponemos en situación.
Salimos de vacaciones o de puente, verano o semana santa, da igual.
Estamos fuera de casa y las ocasiones en las que comemos en un restaurante se multiplican. Tenemos distintas opciones.
- podemos ir al restaurante de comida basura o comida chatarra (como quieren que la llamemos ahora) más cercano, en el que los niños deglutirán una hamburguesa o unos trozos de pollo empanados y podrán campar a sus anchas
- podemos acudir a un restaurante que cuide más la calidad y también sea "amigo de los niños", el problema es que debemos saber si en nuestro destino hay establecimientos como estos, previamente para poder ubicarlos, localizarlos y cuadrar tiempos y horarios de comida con nuestra intenciones en el lugar de destino (playas, museos, visitas,...)
- podemos acudir a establecimientos convencionales de distintas cadenas, donde nos ofrecen el "menú infantil" que en la mayoría de las ocasiones suele ser el mismo: pasta pasada con un chorreón de tomate frito aguado y/o hamburguesa con patatas fritas...

A mí no se me ocurren más opciones, bueno sí... la última, la que empiezo a poner en práctica con mis hijos. Teniendo en cuenta siempre que no dejan de ser niños y que no siempre les apetece comer lo mismo que a nosotros, sus padres, lo que empiezo es a "venderles" el resto del menú.

Me explico:
Me duele en el alma que se coman esos espaguettis viudos de los que os hablaba y que me he molestado en probar de su plato y rozan lo incomestible pero... como son niños... todo vale... ¡¡pues no!!
Si se ponen muy tercos, muy caprichosos y nada negociadores: caen los espaguetis, pero si los cursos de marketing que ha hecho su madre, junto al apoyo del SantoPadre funcionan como deben... puede que ese día mis hijos se coman tan felices unas zamburiñas, unos berberechos, unos mejillones al vapor con un buen chorrito de limón... o un chuletón de Ávila entre los dos; puede que se atrevan a pedir una crema de zanahoria o un salmorejo a cambio del coulant de chocolate para el postre... ¡nadie dijo que la negociación con mis "dos colillas" fuera fácil! pero la verdad es que prefiero esto a sentir como nos insultan a todos con esos supuestos "menús infantiles".
Que yo no saco a mis hijos de casa ni para sufrir con la comida ni para enseñarles lo que deben comer, que eso lo hacemos en la intimidad... pero eso no quita para que no fomente la curiosidad de su paladar, para que no descubran sabores y texturas y para que dejen de atocinarse pensando que lo único rico, lo único que les puede gustar se esconde debajo de un sucedáneo de tomate frito.
Tanta globalización alimenticia como que me espanta... ¡qué le vamos a hacer!

Ya está, ya lo he dicho...

21 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, yo también me niego a esos "presuntos" menús infantiles.
    Desde que eran bien pequeños, cuando hemos ido a comer hemos buscado dentro de la carta, aquellos platos que más se ajustaran a los gustos de ellos.
    Ahora, con 8 y 9 años, solemos pedir tres menús del día para los cuatro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que te encuentras cada cosa bajo el título de "menú infantil".
      Nosotros a veces pedimos raciones para los cuatro o un plato principal para cada peque... dependiendo...

      Eliminar
  2. Me encanta lo que cuentas!! En serio, te aplauo!!

    Yo soy como tú, anti menú de niños, prefiero que se coman el chuletón y el salmorejo... en casa les he acostumbrado a eso, a comer de todo... además mi hija es alérgica al huevo y nunca puede comer la teorica "comida para niños" (ni pasta ni rebozados...).

    Así que dieta mediterránea que de mayor me lo agradecerán. Los niños se adaptan a lo que les acostumbras. Viva la carne a la plancha y la merluza!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con una alergia o intolerancia alimenticia no te la puedes jugar al "menú infantil", no me extraña lo que haces y estoy muy de acuerdo contigo de que de mayor te lo agradecerá.
      No son lógicas las cifras de obesidad infantil que tenemos y menús como los de algunos restaurantes bajo el título de "infantil" no ayudan nada.

      Eliminar
  3. A mi también me pasa. Y de hecho lo dicen también los expertos, mira:http://revista.consumer.es/web/es/20130201/actualidad/tema_de_portada/

    Así que muchas veces pedimos dos platos y entrantes para compartir nosotros con ella. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final parece que somos más las que nos resistimos a los "menús infantiles".... a veces no es tan complicado.

      Eliminar
  4. Pues nosotros depende del dia, a veces al niño le apetece como el otro dia un pollo corn flake o como se escriba, con sus patatas ... a veces le apetec pedir pasta carbonara (fuera del menú infantil) y otras veces compartimos nuestros platos con el, lo mismo come un rissotto, que unas chuletillas, o un pescado en salsa, al final es a lo que les acostumbres, si vas a un Mc donalds evidentemente ya sabes lo que toca, pero si no es un sitio asi, mejor que coman como los mayores, su paladar y su salud lo agradeceran jaja

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente a favor de los "depende", las rigideces no son buenas en ningún sentido y obviamente si vamos a una hamburguesería pues querrán o hamburguesa o pollo empanado (en mi caso cada uno tiene sus preferencias...) pero por intentarlo tampoco perdemos nada y ellos pueden ganar mucho en salud.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Pues nosotros tenemos días para todo. Los menús infantiles (o algo parecido a comida con un regalo) los dejamos para 1 vez al mes o así y cuando vamos al super grande a comprar.
    Cuando salimos fuera a comer o cenar o simplemente tomar algo, sí que hacemos algo mejor, aunque sean unas tapas, o un plato o algo así.
    Aunque tenemos claro, pero que muy claro, que la educación alimentaria se la damos desde casa, ya que es donde se le deben enseñar unos mínimos.

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos plenamente, la educación alimentaria viene de casa, es evidente...
      Y el resto pues intentando educar sus paladares aunque de vez en cuando haya que ceder, como en toda negociación... je,je,je
      Saludos!!

      Eliminar
  6. Totalmente de acuerdo, los menús infantiles son, casi siempre, calcados unos de otros y encima la calidad-precio no siempre va en consonancia.
    Nosotros vamos variando, según lo que haya en la carta. Unas veces menú, otras un plato aparte...
    Un besillo maja, cuánto tiempo sin pasarme por aquí! Bueno, ni por aquí ni por allá, que ando más liada que la pata de un romano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final veo que la mayoría nos dejamos guiar por el sentido común, al menos la mayoría de los que comentáis... je,je,je
      Tú ya sabes que siempre eres bienvenida por aquí pero que sepas que se echan de menos tus comentarios.
      Bss!!

      Eliminar
  7. Que razón tienes... la mayoría de esos menús infantiles son incomibles. Nosotros solemos pedir tres menús normales porque la pequeña come fatal, entonces entre lo que pica de uno y de otro come. Pero la mayor que como bien, pobre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que andamos todas coincidiendo en la baja calidad de estos menús...
      ¡Qué poco nos conocen los responsables de los restaurantes o qué poco les importamos! ¿no?

      Eliminar
  8. Yo aún no he sufrido los menús infantiles, pero voy tomando nota para cuando me toque :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, luego no digas que no te avisamos... je,je,je ;-)

      Eliminar
  9. ¡Hola! Coincido contigo en que los menús infantiles son muy mejorables. Ya desde pequeño, cuando íbamos a comer fuera, mi hijo siempre quería probar nuestros platos, así que, ahora que tiene cinco años, quiere lo mismo que nosotros, paella, fideuá, pescado o lo que sea... Eso sí, he visto que, en España, en los restaurantes suelen ser muy majos con los niños. En otros países, consideran que los niños son una molestia. Quizás sea también porque nosotros veraneamos en zonas muy turísticas y familiares, entonces, los sitios tienen que tratar bien a los niños, o no volvería la gente :)
    Marta
    http://www.abilingualbb.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general suelen ser bastante amables con los niños, la verdad pero sí que es cierto que los menús infantiles son muy, muy mejorables.

      Eliminar
  10. Toda la razón. El mío, desde que hizo el año le vamos dando de todo en los restaurantes. También tengo suerte y es que le gusta casi todo y de todo quiere probar, así que pedimos cosas del menú o de la carta general pensando un poco en él, pero sin pasar por el menú infantil. En algunos sitios si es más casero vale, unas costillas brasa por ejemplo, pero esas cosas grasientas que suelen ponerles... ufff, quita quita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, algunos no están mal del todo, lo malo es que son una minoría... el resto son muy mejorables y a veces es mejor que coman lo mismo que los adultos que suele ser bastante mejor.

      Eliminar
  11. Nos gustaría enviarle el programa del Concurso que tenemos para bloggers, el correo es lmiranda@mumsprivee.com, es la Community, si quiere se lo remitimos, no tenemos su correo, por lo que si le interesa, póngase en contacto con nosotros.

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...