7/17/2013

Porque Yo Lo Digo

Llevamos ya dos días de convivencia
El comportamiento de los miembros de esta comunidad no está siendo todo lo ejemplar que se esperaba en el asunto de los suministros alimenticios..
Así que:  se inician irremediablemente las negociaciones.
Los mandatarios han tenido unas jornadas previas de reflexión pero no se han visto con fuerza como para decidir por sí mismos.
Me veo obligada, dadas las circunstancias, a ejercer mi voto de calidad.
La reunión comienza en la habitación del hotel.
Yo expongo meridianamente claras mis intenciones, deseos y reglas.. ¡¡de obligado cumplimiento!!


- Lo siento chicos pero a partir de ahora y después de tres días comiendo sólo pasta y como veo que vuestra intención es seguir comiendo sólo pasta... estáis obligados a comer verdura de primero en la comida y en la cena. Para desayunar o de postre habrá que comer también algo de fruta.
Si después queréis un helado.. pues vale.
Si después queréis pasta.. pues vale.
Pero la verdura y la fruta son innegociables.
¿Ha quedado claro?

Ellos me miran ojipláticos. Me estudian. Analizan el tono de mis palabras y se plantean cuánta seriedad e inflexibilidad puede haber en ellas.
Hacen sus valoraciones y..
Empieza el debate.
ElCanijo esgrime sus argumentos: patalea, protesta, amenaza, manifiesta sus miedos y sus conclusiones ("¡tú no me quieres!") se queja, se queja mucho, muchísimo,..
ElMayor trata de negociar con más arte: "y si no me gusta.. y si no hay.. y si no tengo hambre.."
Todavía no se han dado cuenta de que frente a ellos tienen una estatua de hielo, inexpresiva e hipertérrita que no piensa ceder ni un ápice: su santa madre, o sea la menda lerenda.

Llega el momento de enfrentarnos a la dura realidad: el bufette.

Intentan hacerse los locos pero.. el ojo de halcón que he desarrollado con la maternidad me permite tenerles controlados a ambos mientras se dispersan por el bufet, aunque cada uno se vaya por una punta y no.. no es extravismo. Es un don.
Con un sutil gesto de la mano convoco a ambos en la zona de las verduras y con la magnanimidad que me caracteriza les doy a elegir: ¿puré de verduras?¿brécol?¿judías verdes?..
ElMayor después de unos días, se animaba incluso a probar algunas opciones más..
ElCanijo se lanzó en más ocasiones al puré por el miedo a lo desconocido, supongo..

Y con esta alternancia los dos kamikazes alimenticios que tengo por hijos, han comido verduras todos los días y fruta varias veces a la semana (naranja con azúcar moreno, macedonia, piña natural un poco braseada, melón, sandía,..) como si nada, como si fuera lo más normal del mundo, como si sus cuerpos serranos se lo pidieran, como quien no quiere la cosa, como si la idea hubiera sido suya ...
¡¡JA, negociaciones a mí!!



13 comentarios:

  1. Jajajaj, muy bien, muy bien. Yo no tengo problemas con las frutas para mis hijas, de hecho, suele ser ellas las que me las piden. Las verduras... Mira que están acostumbradas, pero les cuesta. Se ve que los colores no les llaman excesivamente la atención. Con lo que cuando vamos a un hotel, no se separan de los tomates y guisantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los míos yo creo que son fundamentalmente cómodos.. van lo primero a lo que más les gusta y no se plantean nada más, si no se lo dices "amablemente" jejejeje
      Bss

      Eliminar
  2. Bravo!! Pero como no les va a gustar la fruta sobretodo en verano??? Yo es que a los mios los tengo pero que muy bien enseñados desde el principio, y me quitan las frutas de las manos!!! Las verduras a veces es un poco mas dificil, pero cuando digo que hago ensalada de acompañamiento se ponen super contentos!! jajaja!! pueden ser tan monos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff!! Los míos lo de las ensaladas aún no lo han superado, prefieren el gazpacho, sobre todo ElMayor, antes que una ensalada... son chicos, son un poco vaguetes... jejejeje
      Bss

      Eliminar
  3. Al final parece que lo han hecho por iniciativa propia; no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje.. no sé si parece eso o resignación ante una madre talibana... jejeje, pero entre tú y yo, a mí lo que me importaba era su alimentación... ;-))

      Eliminar
  4. Jajajajajajaj ahí esa madre, no se rinde ni ante un buffete, no puede ser! Me alegro que al menos haya colado y no hayas tenido que recurrír a otras estrategias :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cuando me pongo negociadora... uff!!
      No te imaginas el arte que tengo en un mercadillo... jejeje
      Bss guapos!!

      Eliminar
  5. Bieeeennn, ¡¡enhorabuena!! Cuando me toque te pediré algunas clases sobre negociación. En principio no creo que me hagan falta para las comidas, pero para el resto seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que haga falta, ya sabes donde estamos.. jejeje

      Eliminar
  6. Jjaja eres una crack!! di que si,que luego volvemos a casa y hacen falta semanas para retomar los buenos hábitos.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quita, quita.. mejor no perder las buenas costumbres o al menos no perderlas del todo..
      Bss!!

      Eliminar
  7. Jajajajajaja... Como tiene que ser!! Claro que sí! Y es que donde manda patrón, no manda marinero!! Y una madre, es un madre. La que mejor sabe lo que les conviene a sus polluelos!! Y esos dones que sólo la maternidad nos ha dado... Aaaaamiga cómo te entiendo!!

    Mi nano ha estado de vacaciones con mis padres, y ha hecho lo que le ha dado la real gana... Pero llegó el día de volver a casa y salió mi lado Hitleriano... En dos días como la seda otra vez... Jijijijij

    Un abrazo guapa!!

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...