jueves, 29 de mayo de 2014

Un Niño Normal

A priori no tiene problemas de amigos en el cole ni de presión social en el recreo, ni de soledad o de incomprensión.
Es un niño de esos que definimos como "normal".
Tiene su grupo de amigos íntimos con los que juega al fútbol, charla y habla de videojuegos.
No tiene problemas en casa, su familia le quiere y le apoya.
Tiene una familia estructurada que trabaja, que se quiere entre sí y que pasa el tiempo que puede juntos y con amigos, que tratan de disfrutar de la vida sin abandonar sus obligaciones ¡obviamente!
Y obviamente no sufre malos tratos más allá de algún cachete cuando mamá pierde la paciencia pero no es frecuente o de un grito después de repetir la misma frase un número indeterminado de veces.
No hay nubes en su cielo. 

Educar infancia niños colegios motivación mamá full time
Entonces... ¿qué es lo que se nos escapa?

Pero hay algo que no funciona del todo.
No tiene motivación por nada.
Y no, no lo tiene todo al alcance de la mano.
No juega a las consolas de lunes a viernes y después de las últimas notas ni siquiera los fines de semana. Ya no elige los dibujos que ven en casa él o su hermano. No se puede quedar dormido un sábado por la noche en el sofá, son privilegios de "mayor responsable" que él ha perdido.
Pero aún así..
Y claro me diréis que lo mismo es que sus padres no saben incentivarle
Y yo os diré "pues no sé lo mismo es eso" pero dado que sus resultados académicos y su actitud en clase parecía que mejoraba, sus padres se animaron a organizar un cumpleaños algo distinto y por encima de sus propias expectativas.
No, sus padres ya no saben como despertar sus ganas, su motivación, su actitud, su amor propio.
Los profesores le definen como un niño bueno, alegre pero muy despistado, tremendamente despistado, en su mundo, en sus cosas, pensando en si se ha ido a comprar zapatos con su madre o si su abuela se ha puesto algo pachucha.
Se levanta al baño en clase a lavarse las manos o a hacer pis o... igual que se levanta en casa cuando hay que hacer los deberes por los mismos motivos... una suerte que no le pase eso cuando ve dibujos..

Educar infancia niños colegios motivación mamá full time
La realidad, al final, se transforma un poco en esto...

¿Cómo despertarle?
No se trata de hacer que disfrute estudiando o que se deje la piel en ello o que se lo plantee como la única meta en su vida, no.
Pero.. ¿cómo despertarle?
Nos guste o no el sistema educativo es el que tenemos y es con el que nos toca pelear... así que ¿cómo despertarle?
Cualquier sugerencia seguro que sería más que bien recibida porque a estas alturas de curso, sus padres aún no han perdido ni las ganas ni la esperanza en que por fin despierte y asuma como es la realidad, su realidad, con sus derechos y por supuesto, con sus obligaciones..

14 comentarios:

  1. Te diré que he pasado por eso, durante cua... muchos años. Yo era y soy así. Las prioridades del mundo nunca fueron las mías, era pasar cerca de un televisor o tener un libro abierto y desaparecer del mundo consciente.

    La frase con la que me han descrito siempre ha sido "es un chico brillante, pero muy vago. Nada le interesa" y créeme, no es divertido crecer así.
    Ahora mi hijo presenta mis mismos síntomas, los mismos que el tuyo y no se cómo cortarlos, quizás porque en el fondo creo que no se puede, aunque dicen que si.

    Me han hablado muy bien de unas clases para desarrollar la concentración y memoria, se llaman aloha ( como la palabra hawaiana)
    Si necesitas más ya sabes donde encontrarme ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Fer, la verdad es que no debe ser fácil.
      Yo también era una cría a la que los profes definían como "inteligente pero vaga" pero en lo que me gustaba sí destacaba y sobre todo, sí disfrutaba.
      No es fácil llevar la etiqueta pero... es complicado no ponérsela y que no se la pongan...
      ¡¡Voy a echar un ojo a ese método y si necesito algo más te daré la brasa con mi gracejo habitual!! jejejejeje
      Mil gracias de nuevo ;-)

      Eliminar
  2. No entiendo bien… parece que el niño está despistadillo o que ya lo es de por sí… Me da la sensación de que le han comido las rutinas. Tiene un horario y días rígidos para hacer una cosa u otra, todo es previsible… Y las rutinas están fenomenal para los niños, pero también tienen que salirse de vez en cuando con la complicidad de sus papis y saber que la semana que se ha potado bien puede jugar el viernes a videojuegos, o quedarse en el sofá… o un plan divertido con papis pero nada planeado, ¡sorpresa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no, de verdad, no le han comido las rutinas.
      Antes, las buenas notas las premiábamos con "planes" que él proponía.
      Antes (1º y 2º de primaria) la verdad es que no estaba tan "despistadillo" como tú dices, estaba más por la labor de aprovechar el tiempo..
      Ahora tratamos de dar una de cal y una de arena.. porque no estamos muy a favor del encorsetamiento.. pero es que no parece que funcione tampoco..

      Eliminar
  3. No sé qué decirte... Como madre no he vivido esa experiencia (es lo que tiene la guardería...) pero de adolescente como amiga sí y lo único que al final funcionó fue ayudarle a descubrir que aunque no le gustase todo lo que daba en clase, aunque algunas asignaturas se le hicieran muy cuesta arriba en otras, en algo, era una persona excepcional, y empezar a motivarle por ahí. Hacerle ver que con eso disfrutaba y que tiene muchas más aptitudes de las que cree... Y a ti, un abrazo enorme. Tus preocupaciones son proporcionales a tu capacidad de amor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias solete!!
      En esas estamos, pero está costando mucho, mucho. No hay una asignatura que le atraiga especialmente, destaca en mates a lo mejor un poco más pero tampoco creas que le resulta tan gratificante o al menos, no lo demuestra.
      Le cuesta esforzarse por atender, por intentarlo, por pasar desapercibido... no sé. Tendremos que seguir buscando el cómo y me encantaría saber también el por qué.. ¡claro!

      Eliminar
  4. Ay maja! No sé qué decirte, no me he visto en esas (al menos aun), así q no sé aconsejarte. Espero que encuentres "solución"
    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias por lo menos por la comprensión!!
      Yo también espero encontrarla, guapa!!
      Bss

      Eliminar
  5. Nunca pensé decir esto, porque es justo la frase que yo odio oir cuando consulto algún "problema" de mis hijas, pero aún a riesgo de apalearme yo misma por decirla... "¿será para llamar vuestra atención?". Yo te entiendo a medias, porque mi hija mayor, la que está en 2º de Primaria, es también muy dispersa pero su caso es el contrario: se motiva e ilusiona con todo, pero la constancia no es su fuerte, así que no es capaz de prestarle atención a nada más allá de unos minutos/días... Lo único en el mundo que realmente le gusta es el baile, por lo demás, vegetaría todo el día delante de la tele o un libro o, lo que es peor, empezaría y abandonaría actividades de cinco en cinco minutos. Académicamente está totalmente desmotivada, pero como es una niña muy "dócil" entra por la tira de que su trabajo es estudiar y hay que hacerlo.
    En tu caso entiendo que es muy frustrante no encontrar nada con lo que motivarlo, ni refuerzo positivo ni negativo, por lo que entiendo. ¿Has probado -supongo que sí, que ya lo habrás probado todo- a explicarle que nadie cree que es un vago, que crecer es difícil, que entendéis que está pasando por una etapa de cambios en la que tiene que buscar su "lugar" en el mundo, que respetais su actitud pero que, mientras que encuentra algo que le apasione no puede dejar de lado el resto de cosas... y bla bla bla... todos esos argumentos que seguro que ya has empleado? Ay, que edad tan difícil!!! Me encantaría leerte contando otro tipo de cosas, que no tuvieses estos problemas, pero al mismo tiempo me reconforta ver que no soy la única que está así, así que gracias al menos por compartirlo.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues fíjate que he empezado a pensarlo yo también, pero no creo que sea un niño al que no le ghagamos caso, al que no le prestemos atención..
      Sí que es verdad que antes tenía otra forma de comportarse con respecto al estudio pero nosotros no hemos variado nuestro comportamiento con él.. creo..
      Ya sabes que en cuento encontremos la fórmula ¡¡la pienso compartir en el blog!! jejejeje
      Bss enormes guapa!!

      Eliminar
  6. hola hermosa! tenéis que estar pasando un trago malo malo el santo padre y vos... a mi me pasa como a fernando, que también tuve mi época "chunga" que me cayó de todo y que la motivación no era mi fuerte... es cierto que se me etiquetó de todo desde fuera de casa, pero nunca dentro. mis padres jamás me levantaron la voz... tiraron por su propio método: hablarme como a una adulta, esperar a que creciera y simplemente, quitarme privilegios. Estoy segura de que no se lo hice pasar bien, pero también es verdad que acabé reaccionando...
    jo, si coges algunos comentarios míos en blogs parezco una chunga... qué mal rollo! pero bueno, tuve mi época, como tanta gente...
    yo ya sabes que aún no me he visto en la tesitura, pero os deseo toda la paciencia del mundo y seguro que, como padres que queréis a vuestro hijo con locura, aunque vayáis en modo prueba-error, encontraréis la solución.
    besazos a los dos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Gracias maja!!
      La paciencia es un bien tan preciado como escaso en algunos momentos, no te lo puedo negar.
      Los privilegios le han volado hasta que acabe el curso.. pero no sé si será suficiente o si será efectivo.. ¡Somos un mar de dudas!
      Seguimos haciendo lo que se nos ocurre y esperamos acertar... pero supongo que sólo veremos los resultados con el paso del tiempo... uff!!
      Bss mil a tí, guapa!!

      Eliminar
  7. Quizás no le entusiasme ninguna asignatura pero, ¿y otras cosas? Fútbol, series, cine... Tiene que tener algún hobbie por encima de los demás y ese puede ser un punto de partida, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le gusta jugar al fútbol pero tanto como para entrenar en un equipo y esas cosas, tampoco. No vemos fútbol en casa y no ha sacado esa afición.
      Le gusta el cine y de hecho dice que quiere ser actor pero no sé si es "real" o por lo que ve en la TV y en el cine, no creo que a su edad sea consciente de cómo es ese trabajo.
      No, sé.. no veo que me sirvan sus aficiones para atraerle a la educación convencional que por otra parte es la única opción que tenemos...
      ¡En fin!

      Eliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...