150 Palabras: Puesta de Largo

Nicolás y Carmen siguen con su historia, siguen pasando cosas, como en cada casa como en cada vida. Siguen creciendo y siguen sintiendo nuevos sentimientos... todo dentro de lo normal, de lo lógico para su edad... pero ¿están todos preparados?

Como estas últimas semanas os traigo capítulos anteriores por si alguien se había perdido alguno..


Capítulo 5 (publicado allá por el 2 de Marzo de 2015)
"- Pero...¿tu quién crees que eres?¿un acróbata del Cirque du Solêil? - le dijo su madre según entrada en su habitación con la ropa recién planchada y le vió colgado de la puerta haciendo flexiones.
Nicolás era un chico solitario y tranquilo que últimamente se había aficionado a hacer ejercicio en casa, a correr un poco e incluso a algún deporte de contacto en el gimnasio aunque ahora no podría seguir porque le pillaba en la otra punta del país. 
Esto de la mudanza había sido un asco, hasta hacía un rato.
- Muy mona la vecina ¿verdad? Lo mismo va a tu clase y todo ¿no?
- Lo mismo... o lo mismo no... vete a saber.
Obviamente no iba a hablar de chicas con su madre, al menos no de esta que era la vecina de enfrente aunque sí, a él también le había parecido muy mona, la verdad."




Capítulo 6 (publicado en el 9 de Marzo de 2015)
"Sabía que no podía volar pero le gustaba la sensación al saltar los escalones de la escalera como si pudiera hacerlo, de tres en tres por lo menos.
Su perro Tobías, no ladraba, hacía una especie de gritos de felicidad cada vez que bajaban corriendo al parque, ahora a este nuevo parque. Un parque que ninguno de los dos conocía todavía demasiado bien.
Empezó a recorrerlo con Tobías atado d la correa y le sorprendió la leyenda que acompañaba a alguno de los árboles del parque con el nombre y la fecha de nacimiento de un niño de la ciudad, como una vida paralela a la del árbol.
Y entonces se volvió a abrir la puerta del portal y salió ella, haciendo que no le miraba.

¿Cómo se llamaba?¿Carmen? Tenía una sonrisa simpática y se ponía nerviosa al verle. 
Lo mismo sí que podía volar si no miraba al suelo."


Y aquí el capítulo de hoy, el que toca... 
"Con mucha cautela cruzó el pasillo hasta la cocina, cogió la escoba y volvió a su habitación. Había llenado de kikos el suelo al tirar el cuenco por accidente cuando cogió el teléfono y leyó el whatsapp de su madre
-“Nicolás, estoy en el super. Vienen a cenar a casa los vecinos. Yo que tu recogía tu habitación”
Se puso de los nervios. Ni siquiera había contestado, se le había caído el móvil sobre el cuenco y todos los kikos al suelo.
Ya puestos barrió la habitación entera, kikos, pelusas y algún que otro clip.
Después colgó la ropa amontonada en la silla, organizó su escritorio, papeles, libros,  bolígrafos, portátil..
-  Bueno…es evidente que has leído el wathsapp – dijo su madre sonriendo al abrir la puerta de su habitación - si me ayudas a poner la mesa y preparar la cena, te has ganado una noche tranquila, ¡lo prometo!"

2 comentarios:

  1. Ohhhh, me apunto esta "treta" para cuando mis hijas tengan que limpiar la habitación, jajaja, a ver si novios vienen a comer a casa...

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Mientras tanto en Instagram..

Follow @ pilar_mamasfulltime