lunes, 20 de junio de 2016

"Mamá ¿Puedo Quedar con mis Amigos?" : Hay Vida Después de los 6

amigos iguales salir educar

Y cuando llegamos a este punto echamos de menos las preocupaciones antiguas de los dientes, los berrinches y las rabietas.

Han crecido y ha llegado el momento de enfrentarse a que salgan solos a la calle, con una nueva especie que ha entrado con fuerza en nuestras vidas: los amigos.

Este mes en Hay Vida Después de los 6 algunas nos mordemos las uñas ante la perspectiva: “Mamá ¿puedo quedar con mis amigos?”



Y te quedas con las ganas de decirle a grito pelao “¡¡Noooooo hasta que cumplas los dieciocho por lo menos!!” pero eres una persona sensata que quieres educar y no castrar y decides que lo mejor es aplicar el tercer grado disimuladamente: “¿cuándo?¿con quién dices?¿y dónde queréis ir?¿y hasta que hora?¿no os aburrireis tanto tiempo?”
Con mucha mano izquierda y mucha delicadeza, como quien no quiere la cosa, pero procesando las respuestas como si nuestro cerebro fuera un ordenador de nosécuantosgigas.

No, no puedes decirle que no, es evidente era sólo una broma… ¿era una broma?

educar crecer salir amigos

Lo único que puedes hacer es:

- Por un lado haberle dado “herramientas” para saber gestionar esa incipiente “libertad” que empieza a reclamar 
- Por otro lado conocer a sus amigos, saber quiénes son y saber cómo son (si son del colegio, del equipo de fútbol, de la academia de inglés…) 
- Y sobre todo: conocer a tu hijo ¿qué le gusta?¿cómo es?

De momento son salidas de un rato por la tarde y la mayoría de las veces suele haber cerca un adulto que tutela sin vigilar. Poco a poco esas salidas se hacen más habituales, se normalizan y se repiten, ya no son esporádicas sino que forman parte de su rutina de ocio.

crecer educar amigos

Todos lo hemos hecho ¿no?

Además y quizás sea lo más complicado, tenemos como madres y padres el hándicap de tener unos hijos que no han jugado en la calle como hicimos muchos de nosotros con menos años de los que ahora tienen nuestros hijos que nos plantean eso: salir con los amigos.

Los niños de los años ochenta teníamos una sala de juegos enorme de dimensiones complicadas de medir: “la calle”.
Cogías el bocata de la merienda después de hacer los deberes y te ibas a jugar a la calle a la comba, a la goma, al balón prisionero, al rescate,… ¡a lo que fuera!

Ahora no existe ese concepto de “calle” lo más parecido en la mayoría de los casos es el parque y siempre bajo la tutela de un adulto. Los niños juegan en casa de un amigo hasta que de pronto un día quieren quedar con amigos y salir juntos… y ahí nos damos cuenta de lo mucho que han crecido o quizás no tanto..


¿No os parece?

4 comentarios:

  1. Ay Pilar... qué yo ya estoy en esta situación... La "peque mayor" deja el cole y me meten en un grupo de whatsapp cuyo asunto es "KEDADA DE CHICAS!!!" (me meten a mí porque de momento mi hija no tiene móvil).
    ¡Los pelos como escarpias! Pero es lo que toca. Debo ir cambiando el chip con tranquilidad y normalidad... A ver cómo lo llevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me extraña que estés con "los pelos como escarpias" pero sí.. es lo que toca..
      Poco a poco con tranquilidad y normalidad, seguro que lo llevas estupendamente..
      ¡Ánimo!

      Eliminar
  2. Uffff. No quiero ni pensar en ese momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues.. aunque solo sea pensarlo un poquito, siempre es mejor eso a que nos pillen por sorpresa..

      Eliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...