1/11/2017

El libro electrónico entró por la puerta y el de papel voló por la ventana

leer ereader libro electrónico

Yo también era de las que veía imposible dejar el papel y pasarme al e-reader, no podía creer que alguien se lo pudiera ni siquiera plantear.

Ahora yo soy ese alguien.

El e-reader entró en mi vida y el papel poco a poco va haciendo la maleta y es que no hay ni punto de comparación. No, no lo hay aunque sintáis que lo vuestro es el papel, con todo cariño os digo: no probéis entonces a leer en un e-reader porque abandonaréis al papel en menos de nada.

Sí, desde siempre he sido una lectora ávida, con mis temporadas más altas y otras en las que era más complicado encontrar un momento para leer. Las que tengáis o hayáis tenido bebés sabéis de qué os hablo.

La cuestión es que un día llegó un e-reader a mi vida, concretamente un Kindle, de Amazon (uno de los primeros, por cierto… ahí lo dejo) y mi relación con el papel, el tacto y el olor de los libros pasó a un segundo, tercer o décimo cuarto plano.

La lectura ha ganado y yo también con mi abandono de los libros de toda la vida y mi abrazo a la era tecnológica en esto de la lectura por aspectos tan sensatos como los que os relato a continuación.

Leer más y mejor


comodidad facilidad portadas

Sí, a mí lo que me gusta es leer. 

No necesito acumular los libros en una estantería para saber que me los he leído recorriendo sus lomos con el dedo, no.

Bueno, ni lo necesito ni puedo dedicarles más espacio en mi casa, porque en la vida de una persona lectora aparecen muchos, muchos, muchos libros. Unos los prestas y ya no vuelven nunca más, es cierto, otros los regalas para poder disponer del espacio que antes ocupaban, pero aun así ocupan mucho espacio que no todas las casas se pueden permitir. Ni todas las familias y menos si entre sus miembros hay más lectores.

Me gusta leer, repasar, recordar, subrayar, tomar anotaciones en los márgenes de los libros. Sé que a muchas personas eso les parece una aberración y lo respeto por eso nunca lo hago en los libros que no son míos.

Tenía un profesor en primero de carrera que decía que esa práctica mejoraba los libros, lo decía medio en broma medio en serio pero tenía su punto de razón, los mejora para mí. Releer un subrayado o una cita hace que de pronto recuerde los mejores momentos de esa historia y eso es tremendamente agradable.

portabilidad capacidad libros lecturas leer

No sé vosotras pero yo no siempre leo con un lápiz en la mano y sin embargo con el e-reader es sencillísimo subrayar y tomar anotaciones, no necesitas nada que no tengas: tus dedos y tu libro electrónico ¡chimpún!

Y encima el genial aparatito te los recoge y organiza en un epígrafe que se llama “Mis recortes” donde vas guardando esas frases de esos libros que te has leído. Con el título del libro y todo, para que no te despistes ni lo más mínimo. ¿No es para quererlo?

Los libros en papel tienen un problema añadido: alguien ha decidido el tipo de letra y el color del papel, alguien que no eres tú que te lo estás leyendo ahora.

Eso no pasa en mi e-reader, no es que me quiera poner chula pero soy yo la que decide el tamaño de la letra y hasta la tipografía, yo decido el tono del fondo (lo que vendría a ser el papel) y lo adapto a lo que a mí me gusta. ¿En serio no creéis que es para quererlo muy fuerte?

¡Se acabaron las letras diminutas y apretujadas de las ediciones de bolsillo que ya me costaba leerlas cuando tenía veinte años menos!

Y conste que siempre hablo de libro electrónico, e-reader no tablet que no es lo mismo no nos confundamos.

La tablet es una pantalla retroiluminada, lo que hace que se canse muchísimo más la vista. El libro electrónico tiene lo que se ha llamado “tinta electrónica” la pantalla no es retroiluminada, la lectura es muy cómoda y visualmente no cansa  la vista.

Muchos de los nuevos dispositivos tienen una pequeña iluminación que puede activarse por ejemplo para lugares con poca luz, pero no sale de la pantalla sino del marco exterior. La lectura en el e-reader sigue siendo distinta a la de la tablet, se mire como se mire.

Cómodo es muy cómodo

 ereader letra tamaño peso espacio

Si sois de leer en la cama, antes de dormir sabéis lo que puede llegar a suponer de tortura estar leyéndose “Los pilares de la tierra” boca arriba, justo hasta que el esternón empieza a flojear de tener semejante tocho ahí apoyado.

Entonces te pones de lado y aguantas hasta que el brazo, la mano o la muñeca se queja de semejante prueba de fuerza injustificada.

Bueno, pues esto con el e-reader obviamente no pasa porque no pesa. Lo sujetas con una mano y con esa misma puedes ir pasando las páginas no es que sea cómodo es que es la comodidad hecha lectura.

Ni me planteo llevarme un libro de quinientas páginas cuando tengo que ir al médico, sin embargo es raro que me deje el e-reader en casa por muy pequeña que sea la posibilidad de sacarlo del bolso. El metro, el autobús, una cafetería esperando a una amiga, la sala de espera del médico, ir a buscar a los niños al colegio,… las ocasiones son innumerables porque la comodidad está de mi lado.

Y ni os cuento si estáis pensando en llevaros lectura de vacaciones. ¿Cuántos libros os podéis leer en unas vacaciones pongamos de dos semanas? Yo ya no me arriesgo a quedarme sin lectura, me llevo más que de sobra, para poder elegir, para terminar uno o dos o tres y no tener que quedarme colgada o tener que ir a la librería más cercana a ver qué encuentro. Y mis maletas no se resienten, obviamente cargando con libros y sacando los pareos porque todo no entra ¡JA!

Y por si fuera poco: el precio

elección precio libros dispositivos

Sí, el precio del e-reader y el de los libros. Es evidente que es imbatible. ¡Hagamos cuentas!

Cogemos uno de gama media, pongamos que nos cuesta 100€ ¿cuántos libros en papel nos podemos comprar con 100€? Pues calculo que en torno a cinco libros si tenemos la suerte de encontrarlos a 20€ cada uno. Cinco libros, ya está, se acabó el presupuesto.

Sin embargo, por ejemplo en Amazon cada día tenéis una oferta de unos libros que no superan los dos euros, libros chulos, libros que apetece leer, libros que se cargan en tu e-reader en el mismo día y que los tienes disponibles sin mayor dificultad.


Libros que además puedes compartir si tenéis por ejemplo los dispositivos de la familia registrados por una misma persona, sí no es ni tan raro ni tan complicado. ¿Estáis sumando? Pues eso me pasó a mí que sumando me di cuenta que en esto también gana el libro electrónico al papel.

No sé si hace falta que os hable desde el punto de vista ecológico del tema del papel, de los árboles, de la celulosa, de la contaminación de los ríos por los blanqueamientos de los papeles. No, mejor lo dejo que tampoco se trata de crearle mala conciencia a nadie, sólo faltaría.

Por cierto, si queréis saber las razones por las que aún hay personas humanas que prefieren los libros en papel a los electrónicos, este no es vuestro post.
Es este otro, que lo ha escrito, terminado, rematado y publicado Sara porque fue ella la instigadora de este duelo en el Ok Corral de los dispositivos de lectura.

9 comentarios:

  1. Pues a Sara no he podido cambiarle ni una coma, pero es que a ti tampoco. Por todo lo que tú dices es por lo que uso el Kindle, pero por todo lo que dice Sara es por lo que adoro el papel. No los hagamos incompatibles ;)

    Besacos (y a ver si estos post me recuerdan que yo un día leía... ainss)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja.. no sólo no los hacemos incompatibles sino que cada uno tiene sus gustos y quizás sus momentos y sus predilecciones.. eso es así..

      Y sí, tu leías.. lo recuerdo y recuerdo leer unas reseñas estupendas "una al mes" por lo menos.. ;-))

      Bss apretaos!!

      Eliminar
  2. Míralo así, hay muchos expatriados que no encontarmos el libro que queremos en nuestro idioma, aquí son raros, por ejemplo, tenemos que recurrir al digital. O comprarlo en Amazon, o pedirlo a la familia que lo envíen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El digital es el salvavidas lector cuando vives en un país con un idioma que no es el tuyo, estoy muy de acuerdo.. ¡mira, esa ventaja se me pasó incluirla en el post! ;-)

      Eliminar
  3. Yo hace tiempo que tengo que estar muy muy interesado en un libro que no esté en electrónico para que me lo compre. ¡Y más cuando las niñas empiezan a reclamar un espacio que antes tenía lleno de libros!
    Además te apunto otra ventaja: si quieres leer en otro idioma los ereaders suelen tener diccionarios integrados, con solo un toque puedes ver la traducción o el significado.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Completamente de acuerdo con ambos puntos!
      Los diccionarios integrados en los e-readers tanto para descubrir definiciones como para aprender idiomas son perfectos y lo del espacio, lo del espacio es que es obvio.
      Saludos y gracias por tu comentario!! :-))

      Eliminar
  4. Pues yo no me acostumbro al ebook, me gusta mil veces más el papel. Mi madre perdió un ojo por un melanoma hace unos meses y del otro es muy miope, gracias al ebook puede ampliar la letra y leer más descansada, para ella sí que ha sido un gran invento.

    ResponderEliminar
  5. Yo pensaba que me gustaba más el de papel al electrónico. Hasta que me he dado cuenta que cuando voy a comprar un libro siempre lo hago en Amazon, y si no está en versión digital no termino de comprarlo nunca....así que debe de ser que he sucumbido al libro digital, pero a que añore el romanticismo del libro de papel....

    ResponderEliminar
  6. Yo adoro el papel, pero la verdad es que no he probado el e-reader, aunque después de tu postura ganas me dan de hacerlo la verdad! He probado la tablet pero como bien dices tú, ni debe ser lo mismo.

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...