lunes, 5 de junio de 2017

Cómo acercar a nuestros hijos a los libros este verano

lectura afición juvenil adolescencia

Soy de las mamás a las que les encantaría que sus hijos tuvieran su misma afición por los libros, por leer, por perderse en una buena historia.

Y aunque no pierdo la esperanza de que esto ocurra alguna vez, de momento sigo devanándome la cabeza para ver como lo consigo. Lo de tirar la toalla es que no va con nosotras ¿verdad?

Por eso hoy os traigo un post sutil y sibilino, cargado de ideas y reflexiones para inocularles el vicio de la lectura. No puedo asegurar el éxito ¡ya me gustaría! pero por intentarlo no va a ser.

Es que es pensar que vamos a tener unos días libres con un poco más de tiempo para disfrutar y me pongo a pensar en libros, sí… es algo automático así que me planteo que me encantaría que a mis hijos les pasara lo mismo pero aún no han dado ese paso y ahí me tenéis, dándole vueltas al tema a ver cómo puedo apagarles la afición por las pantallas y encenderles el amor por la lectura (aunque sea en una pantalla… que tampoco me importa).


Leer, lo que quieran

afición lectura hijos

No voy a ponerme exquisita, no me importa lo que lean aunque preferiría que no se centraran en los botes del champú, la verdad.

No tengo ningún problema en que lean cómics, hemos podido ver en las redes que desde que Juan Gómez Jurado publicó su “Alex Colt. Cadete espacial” han sido centenares los niños que se han enganchado con sus aventuras. ¡Perfecto!

O pueden decantarse por esos clásicos que sería bueno que leyeran a pesar de que los adultos lectores les digamos que sería bueno que los leyeran, como los que menciona Ernesto Filardi en este artículo con mucho acierto.

Y es que tampoco creo que haya demasiada imaginación o fantasía en el mundo, no creo que sobre, al revés creo que a los adultos nos falta un punto más de magia que los niños y los adolescentes aún tienen en su cabeza y en su corazón.

Hay expertos en psicología que señalan que leer ficción nos ayuda a ser más empáticos y esta cualidad creo que es imprescindible que ayudemos a nuestros hijos a desarrollarla, cuanto más mejor.

Al leer historias de ficción, en las que los personajes suelen ser algo más complejos que en otro tipo de historias, el lector se ve obligado a esforzarse en comprender a esos personajes y sus intenciones, a entender sus emociones y a reconocerlas en su día a día.

De hecho, esa complejidad hace que haya literatura juvenil o adolescente que nos encanta y nos engancha a los adultos y grandes clásicos que leímos cuando nosotros éramos los adolescentes que ahora ellos descubren y disfrutan.


Leer, no a cualquier edad

leer lectura niños

No, eso es algo que ahora parece que se está discutiendo mucho y tiene mucha lógica si nos detenemos a pensarlo un poco.

¿Cuándo decidimos que el niño está preparado para, por ejemplo, dejar de usar el pañal? Cuando comprobamos que hay una cierta madurez como para plantearle controlar sus esfínteres ¿no?

Y esto es algo que no ocurre automáticamente a todos los niños a una edad determinada, lo sabemos por propia experiencia con nuestros hijos. No pasa nada, unos lo consiguen antes y otros después.

Sin embargo, parece que hemos decidido entre todos que a los seis años los niños tienen que aprender a leer y cuando terminan el curso tienen que saber leer. Da igual su madurez intelectual y lo dificultoso de este aprendizaje ¿Por qué? Pues no sabría deciros pero por sentido común desde luego no parece que sea.

Decidir que hay una edad a la que los niños tienen que saber leer es decidir que hay que frustrar a un tanto por ciento de niños, cada año, para que no se acerquen voluntariamente a un libro en su vida.

Que les motivemos, que despertemos su curiosidad, que tengamos libros a mano por la casa para que puedan cogerlos voluntariamente cuando más les apetezca, que les leamos cuentos o nos sentemos con ellos a leer a medias (una línea nosotros, una palabra ellos) sin forzar, sólo por el placer de leer, comentar, ver las ilustraciones, compartir momentos divertidos juntos.

En definitiva que asocien el libro y la lectura a la diversión y no a la obligación o la frustración.

Porque aprender a leer es algo complicado que inevitablemente requiere de una maduración neurológica que cada niño consigue a una edad distinta. No es una competición, no son positivas las comparaciones, la realidad es la que es y las prisas en temas relacionados con la infancia y la educación, no son las mejores compañeras.

Una buena idea que podemos poner en práctica este verano es: acudir a la biblioteca pública que tengamos más cerca.

A veces las bibliotecas se convierten en centros repletos de actividades relacionadas con el libro y la lectura. Hay profesionales que hacen una gran labor para acercar los libros a los más pequeños y el verano es un momento perfecto para ello.

Muchas de ellas organizan talleres o campamentos urbanos y otras tantas tienen actividades de promoción de la lectura, cuentacuentos, lecturas en grupo e incluso noches en las que los pequeños lectores se pueden quedar a dormir entre libros, a soñar entre esas historias cargadas de magia que duermen en las estanterías hasta que sus manos se aventuran a sacarlas de los libros.

Conseguir que se animen a leer y se aficionen a hacerlo durante toda su vida (con sus momentos de mayor y menor afición, interés o prioridad, como nos pasa a todos) es una de las mejores cosas que podemos hacer por ellos. Es como presentarles a un gran amigo que les va a acompañar durante todos los días de su vida, no me digáis que no es para esforzarse hasta conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...