Frustración y Violencia en la Educación Adolescente

violencia frustración adolescencia


Nunca me ha gustado relacionar la educación con la violencia y sin embargo, llevamos unos días en los que las noticias nos abofetean con esta realidad.


No tengo claro donde hemos perdido o estamos perdiendo el norte pero estoy convencida de que vamos mal y me angustia pensar que las víctimas de los errores que cometemos, son como siempre los más vulnerables: los niños.

Podríamos pararnos a pensar en lo que está pasando… a ver si al verlo con perspectiva encontramos alguna solución.


Salta el vídeo de una educadora social agredida por una adolescente de 16 años, en el centro de menores de Cádiz, donde trabaja habitualmente la educadora.

Obviamente el video se hace viral, sobre todo porque Daliana, la mujer agredida, no culpa a su agresora del hecho: “…no la culpo a ella porque está acostumbrada a tener la razón siempre y nadie le ha enseñado lo contrario.”

Daliana define a los niños, fundamentalmente a los niños y adolescentes con los que ella trabaja, como “dioses sin educación y la culpa es de los adultos” y es obvio que tiene razón.

Si los adultos responsables de su educación no han sabido enseñarles que no todo se puede tener o hacer siempre que se nos antoje, la culpa de esas reacciones es de los adultos. Es sensato pensar como Daliana piensa además, ella continua con su lógica:

“Tenemos un sistema educativo que da vergüenza (…) sí hay dinero para que los políticos se suban el sueldo pero no para la sanidad o la educación.”

Otra verdad irrefutable y si no todos los políticos se suben el sueldo, como no todos los políticos roban ni son corruptos, es verdad que muchos de los políticos que deciden sobre nuestras vidas han hecho algo de esto: subirse el sueldo, robar o corromperse. 

Daliana vuelve a tener razón ampliando el número de culpables de la agresión de la que ella fue víctima: los padres de la menor y los políticos que se llevan el dinero de la educación a sus propios bolsillos.



La brecha se volvió abismo


diferencia generaciones frustración

Sí, muchas veces se habla de la brecha intergeneracional que se abre en las familias, entre padres e hijos, pero es que hay casos en que no es una brecha sino una sima abisal.

Las cifras son tan tremendas que da reparo creérselas: el 90% de los adolescentes amenaza o insulta al menos una vez al año a sus padres según numerosos especialistas que están poniendo el foco en la gravedad de la violencia filio-parental.

Si pegan o insultan a sus padres, por qué no iban a hacerlo con una educadora como Daliana.

Me parece un exceso pensar que la enorme mayoría de los adolescentes han insultado a sus padres, quiero creer que el número disminuye cuando hablamos de amenazas y no me entra en la cabeza lo de las agresiones, con una ya me parece un exceso y sin embargo se computa en torno al 3,2% de los adolescentes los que han agredido a sus padres al menos tres veces al año.

Y estoy con Daliana la culpa en el fondo no es de esos hijos o no sólo de ellos o su grado de culpa es mucho menor que la de los adultos que no han sabido educarles a tiempo y la de un sistema que no ha sabido apoyar a esos adultos con medidas eficaces.



La firmeza del junco


frustración adolescencia dolor

Esa sería la estrategia, firmeza para no movernos de lo que consideramos que debe ser un comportamiento sensato y flexibilidad como para negociar, ceder y hacernos la vida un poco más fácil entre todos.

La coherencia es imprescindible, la paciencia es uno de los secretos para el triunfo, el autocontrol es lo más complicado y la flexibilidad es el comodín que guardamos en la manga. Lo sé, dicho así parece fácil pero a la hora de la verdad…

A la hora de la verdad no podemos permitir que nuestros hijos desarrollen el famoso “síndrome del emperador”. Pequeños tiranos a los que nadie nunca les ha enseñado lo que significa “NO” una palabra tan breve y tan importante en su educación, en su desarrollo como individuos.

No tenemos tiempo (ni de calidad siquiera) y pensamos que permitirles todo lo que quieran les va a hacer más feliz cuando estamos con ellos porque sabemos que de no hacerlo, la situación no va a ser cómoda para nadie y como decía antes, es que tenemos tan poco tiempo para compartirlo…

Nos buscamos excusas. A nadie le gusta estar a cara de perro en casa porque hay que apagar la televisión, la consola o hay que comer verdura pero ¿qué les estamos enseñando si ellos deciden lo que se come, lo que se ve, lo que se juega y cuando se deja de ver o de jugar a lo que ellos quieran? 

Les estamos enseñando que la vida es así y no lo es, les estamos evitando que aprendan autocontrol, que aprendan a asumir responsabilidades y obligaciones, les estamos enseñando a convivir y sobreponerse a la frustración. Les estamos enseñando a crecer y no sólo cronológicamente.

Como os decía al principio, nunca me ha parecido sensato relacionar la educación con la violencia pero tampoco me gusta relacionar la violencia con la carencia de educación.

16 comentarios:

  1. Qué complicada es la educación!! Y creo que se debe comenzar desde la infancia. Cuando escuché en la radio el "síndrome del emperador" me sorprendí muchísimo y me dí cuenta que hay muchos niños que lo sufren

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, muchos.. es una pena pero es que es justo lo que tu dices "¡Qué complicada es la educación!"

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo al 100%.
    Aunque a determinadas edades ya son conscientes de lo que hacen y si está bien o mal pero somos los padres los responsables de educarles y ponerles límites y enseñarles determinados valores.
    Me sorprende que cada día se vea más la violencia de hijos a padres y me aterra! Quiero pensar q estamos a tiempo para evitar esas situaciones y nunca ceder en todo aunque con ello sea más fácil para todos porque solo crearemos tiranos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La violencia de hijos a padres es algo tremendo, es verdad.
      Es muy complicado pero está claro que cuanto antes nos pongamos a ello mucho mejor.

      Eliminar
  3. Muchas veces los adolescentes son violentos porque antes lo han sido con ellos; mi hija mayor cumple 15 el mes que viene y a veces se enfada conmigo cuando le digo que no, e incluso a veces me habla mal, pero es que a veces yo también le hablo mal o le grito, y cada día trabajo para mantener la calma y enseñarle que de buenas maneras se pueden hacer las cosas. Nunca le he pegado ni un cachete y a ella no se le ocurre ni insultarme ni mucho menos agredirme...Eso sí, tiene una capacidad para sacarme de quicio...aunque es mutuo!! Pero nos queremos mucho a pesar de todo y siempre que necesita apoyo o contarme algo importante sabe que la comprendo y no la juzgo. Para que veas que algo de esperanza hay!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... bueno, cualquier adolescente tiene una infinita capacidad para sacar de quicio a sus propios padres pero creo.. que nosotros también la teníamos cuando éramos adolescentes.. jejeje ;-)
      Y días malos los tenemos todos, sí.. a nosotros también nos pasa..

      Eliminar
  4. Que importante el enseñarle a nuestros hijos autocontrol y resilencia, siendo ante todo ejemplo de ello.
    Muchas gracias por compartir este tema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias a ti por tu comentario!
      Tienes toda la razón, es muy importante.

      Eliminar
  5. Tienes toda la razón! los padres estamos cayendo en los excesos al sobre proteger a los hijos, por todo el mundo se vive ese clima violento entre los jóvenes y estamos confundiendo el amar y educar con el criar sin establecer límites. Este post es muy interesante para hacer una ardua reflexión y retomar el buen camino. Saludos
    Wendolin Vera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuufff.. la sobre protección qué malísima es también, es verdad.
      Muchas gracias, me alegro mucho de que te haya gustado.

      Eliminar
  6. Los padres tenemos una gran responsabilidad y a veces no somos conscientes de ello. Es difícil educar, pero la falta de comunicación con nuestros hijos, muchas veces es clave en esto. Tenemos que hablar mucho con ellos y no pensar que en el colegio es donde van a ser educados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos que hablar mucho con ellos y dejarles hablar a ellos que a veces nos cuesta escuchar más de lo que nos damos cuenta..

      Eliminar
  7. cierto, a los peques hay que ponerles límites, yo creo en ser flexible con algunas cosas (por ejemplo la comida, si es algo sano le dejo elegir claro) pero con otras soy dura, sobretodo si atenta contra los valores importantes para mí ....no me gusta que piense que todo en esta vida se consigue, se lo explico con ternura pero debe ser como la vida misma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la rigidez a veces es muy beneficiosa para ellos aunque obviamente ahora que son pequeños no se den cuenta..

      Eliminar
  8. Tenemos mucho que hacer en educacion, pero desde nuestros hogares en primera instancia. Mucha comunicacion necesitamos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sin duda. El hogar es donde se educa, más se educa y mejor se educa a un niño.

      Eliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Mientras tanto en Instagram..

Follow @ pilar_mamasfulltime