lunes, 11 de septiembre de 2017

Cuando empezar las clases significa hacer nuevos amigos

sociabilizar relaciones amigos


Y lo malo no era empezar las clases ¡lo malo ha sido que los han mezclado entre distintas clases!

Para muchos adultos esta es la realidad que se encuentran cuando empiezan el colegio sus hijos. Si han terminado infantil, se mezclan todos los niños para empezar primaria y ahora además, según van avanzando los cursos en primaria, también mezclan a los alumnos entre sí.

¿Es bueno o es malo para los niños?¿Nos estamos volviendo un poco sobreprotectores con nuestros hijos o realmente supone un problema de socialización para ellos?


En mi etapa escolar tenía un profesor en el colegio que nos decía que en clase se atiende al profesor y en el recreo se destrozan los zapatos jugando y ambas cosas quería que las hiciéramos con mucha intensidad.

No sé qué opinaban los padres y las madres de mis compañeros sobre estas recomendaciones, los míos estaban encantados aunque yo no es que le pusiera demasiado empeño ni a lo uno ni a lo otro, lo de romper zapatos nunca fue mi fuerte ¡qué queréis que os diga!


Amigos o compañeros

sociabilizar relaciones amistades

Lo que venía a decir mi profesor era bien sencillo: en clase no se juega, no se piensa más que en la lección, en lo que esté explicando el profesor. Para estar con los amigos, hay que esperar al recreo.

Siguiendo esa lógica, poco importa con quién se esté en clase. Poco importa si son los compañeros del curso pasado, que algunos ya son amigos, o si son nuevos compañeros de clase con los que tal vez ya jugábamos durante el recreo, o perfectos desconocidos.

Y en el fondo ¿importa tanto cuando se es niño la “edad de la amistad”?

Sí, es verdad que depende mucho de la facilidad del niño para “hacer amigos” pero lo habitual es que haya enormes amistades fraguadas en menos de una semana o tremendas rupturas en amistades de las de “toda la vida” que después vuelven a arreglarse y aquí paz y después gloria.

Hablamos de primaria y en general hablamos del entorno de un aula, un entorno muy controlado por la figura del profesor en el que no deben existir relaciones más allá del compañerismo y la amistad entre los niños.


Sí, todos hemos conocido casos de acoso escolar y no hace falta irnos al extremo, todos hemos vivido por activa o por pasiva, las burlas y las bromas de algún compañero de clase y en esos momentos el apoyo de los amigos es fundamental.

¿Es malo eliminar ese apoyo cambiando a los niños de compañeros cuando pasan de curso? Pues quizás sí para algunos pero quizás no para la mayoría y lamentablemente estamos en un país en el que la mayoría marca el paso, no olvidarse de que votamos cada cuatro años y ahí está el ejemplo.


No es fácil pero quizás sí es sano

amistades relaciones sociabilizar


Claro, para una minoría de niños, estas mezclas son un problema, una piedra en la mochila del colegio que van a llevar hasta que consigan volver a encontrar la mirada de un amigo entre los ojos de esos nuevos compañeros.

Pero en el fondo, cuando lo consigan, porque lo suelen conseguir antes o después, ese ejercicio les habrá hecho más fuertes. Les habrá demostrado que no están solos aunque no estén con sus amigos “de siempre”, les habrá enseñado a abrirse a las posibilidades que la vida pone delante de nosotros de conocer gente que merece la pena y sí, también les habrá permitido equivocarse, de nuevo, una vez más… y anda que no insistimos en las equivocaciones a lo largo de nuestra vida.

Somos animales sociales, necesitamos relacionarnos con otros individuos de nuestra misma especie, necesitamos reconocernos en el grupo y quizás eso haga que la mezcla a principio de curso tenga más pros que contras para que se haya implantado en numerosos centros escolares.

Y hablamos de los niños tímidos, pero no nos olvidemos de los niños que tienen un comportamiento menos amable, menos empático. Niños que quizás habían encontrado el foco de sus burlas o sus bromas en un compañero que ya no está en su curso. Niños que tal vez con el cambio se convierten ellos en sufridores de lo que antes hacían a otro. Niños que quizás aprenden en carne propia lo que ha sido un comportamiento cruel con un antiguo compañero.

No sé, seguro que me dejo puntos sin analizar y os agradecería mucho que los comentáramos pero llegados a este punto creo que las mezclas nos hacen mejores, nos enseñan cómo somos y como son los demás, no invitan a conocernos conociendo a los otros, nos permiten aprender de nuestros errores y en el fondo nos hacen crecer da igual la edad que tengamos.

1 comentario:

  1. No veo nada positivo a eso de separar gentes, ni a mellizos/gemelos, ni a amigos, ¿qué le enseña a un niño el alejarse de sus amigos? ¿que se puede hacer otros? Pus con buscar una excusa y llevarle a otro parque cuando salga...
    ¿sabes lo que pasa? que así los "débiles" lo sn más todavía al perder sus referencias y los "fuertes" pierden un poco de fuelle hasta saber por donde tirar, y el profe lo tiene un poco más fácil para dominar "la manada"
    ¿tu has probado a separar a tus hijos? Tu cenas en esta habitación, tu en la otra ¿qué les enseñarías?

    ResponderEliminar

¿Alguna idea al respecto que te apetezca compartir?
¡¡Genial!!
..y muchas gracias por hacerlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...